La Gobernacion de Santa Cruz, la Defensoría del Pueblo, la Defensoría de la Niñez, la Fiscalía y Policía, ejecutaron un operativo para trasladar a 103 niños que se encontraban en estado de desnutrición además de haber sido víctimas de abusos en las instalaciones de las Aldeas de Niños Padre Alfredo.

Los niños fueron trasladados a hogares administrados por la Gobernación de acuerdo a la edad, para brindarles protección y una mejor atención.

Debido a las denuncias, el hogar cerrará sus puertas y la Iglesia deberá de resolver el destino de los bienes que dejó el padre Alfredo Spiessberger.