3 cambios que puede hacer hoy por la salud de su corazón

Compartir:

Ya lo sabe, pero no está de más recordarlo: según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la enfermedad cardíaca es la causa principal de muerte en los Estados Unidos, responsable de una de cada cuatro muertes al año. Además, millones de personas ya la padecen o están en peligro de desarrollarla.

Hay factores que aumentan su riesgo de enfermedad cardíaca, como el cigarrillo, el sobrepeso, la diabetes, el colesterol alto, la presión arterial alta o una historia familiar de enfermedades cardiovasculares.

Pero también hay cosas que puede hacer para prevenirla.

“Nunca es demasiado tarde, ni demasiado pronto, para reducir su riesgo de tener una enfermedad cardíaca”, dijo Josephine Boyington, Ph.D., enfermera, nutricionista licenciada y directora de programas de la División de Salud Cardiovascular del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de Salud.

“La enfermedad cardíaca es un término general para una variedad de afecciones, como la obstrucción de las arterias, que impiden que su corazón bombee la sangre correctamente”, dijo. “Pequeños cambios, como moverse más y mantener una alimentación saludable, pueden hacer una gran diferencia. Las investigaciónes han demostrado que cambiar el estilo de vida de forma permanente puede ser mucho más fácil cuando amigos o familiares lo hacen con usted”.

El NHLBI es el líder nacional en investigaciones sobre la prevención y el tratamiento de los trastornos del corazón, los pulmones, la sangre y el sueño. En el 2019, para conmemorar el Mes Estadounidense del Corazón, el NHLBI celebra “Nuestros Corazones”, un esfuerzo nacional que invita a todos a unirse y apoyarse para adoptar hábitos y estilos de vida que contribuyan a la salud del corazón.

¿Listo? Aquí van tres recomendaciones esenciales para fortalecer su corazón, que, sin duda, serán más fáciles de seguir con el apoyo mutuo de familiares y amigos.

1. Adopte una dieta saludable. Pruebe el plan de alimentación de los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés) del NHLBI. Es gratis y, en comparación con la dieta típica estadounidense, se ha demostrado científicamente que reduce la presión arterial y baja el colesterol en la sangre. Este plan de alimentación incluye frutas, verduras, granos enteros, pescado, frijoles, nueces y carnes magras, y limita los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, azúcares y sodio. Diviértase probando menús e invite a sus amigos y familiares a una cena saludable, o inicie un club de almuerzo en el trabajo e intercambie recetas creativas con sus colegas.

2. Muévase más y #MuévaseConCorazón. Uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad cardíaca es la inactividad. Moverse reduce ese riesgo, y no necesita dedicar muchas horas para ver los resultados. Para empezar, puede dividir su actividad física en incrementos de 10 minutos, tres veces al día, cinco días a la semana, y verá la diferencia.
Para mantenerse motivado, salga a caminar con familiares o amigos, en casa, baile con su pareja y sus hijos, o juegue fútbol o baloncesto con sus colegas. En resumen: Muévase.

3. Deje de fumar. Puede ser difícil dejar de fumar, pero los beneficios para los pulmones y el corazón son enormes. Para inspirarse y mantenerse motivado,  únase a un grupo de apoyo. Puede encontrar ayuda y conectarse con un consejero capacitado llamando al 1-800-QUIT-NOW o visitando espanol.smokefree.gov.

Para obtener más información sobre la salud del corazón y para enterarse de actividades en su comunidad, visite nhlbi.nih.gov/ourhearts. Use #NuestrosCorazones en las redes sociales para compartir cómo usted, sus amigos y familiares mantienen su corazón sano.

Fuente: Family Features, foto cortesía de Getty Images.

National Heart, Lung, and Blood Institute