Brasil empezó este viernes su andadura en las eliminatorias suramericanas para el Mundial de Catar 2022 con una victoria incontestable por 5-0 sobre Bolivia, que claudicó con los goles de Marquinhos, Roberto Firmino, por partida doble, Philippe Coutinho y uno en propia puerta de Carrasco.

Bajo una intensa lluvia, la Canarinha exhibió su fortaleza y solidez en el estadio Neo Química Arena de Sao Paulo y continúa sin perder como local en un partido de eliminatorias mundialistas.

Todo le salió a la perfección al cuadro de Tite, que volvió a tener la agresividad que perdió en los amistosos que siguieron al título de la Copa de América que ganó en 2019, y recuperó la mejor versión de Neymar, recuperado a tiempo de sus molestias lumbares, aunque algo ansioso de cara a portería.

Bolivia se mostró inofensiva, desbordada por el juego de bandas de la Canarinha, que cimentó su triunfo en la primera media hora con los tantos de Marquinhos, en jugada ensayada, y Firmino, a pase de Lodi, y sentenció en el inicio de la segunda mitad con el segundo del delantero del Liverpool.

En la última media hora, Carrasco anotó en su propia meta, tras el desvío con la cabeza del madridista Rodrygo, y Coutinho cerraría la cuenta en el minuto 73. El portero Lampe evitó un desastre mayor.

Con esta goleada, Brasil se pone líder de las eliminatorias en la primera jornada con tres puntos, los mismos que Colombia, Uruguay y Argentina. El próximos martes se enfrentará a Perú, su rival en la final de la pasada Copa América, en Lima.

Antes del pitido inicial, el partido ya venía cargado de hitos históricos. Era la primera vez que Brasil comenzaba unas eliminatorias en casa y la primera vez que jugaba sin público en las gradas, debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus.

También se estrenaba el árbitro, el uruguayo Leodán González, quien nunca había pitado un duelo entre selecciones absolutas.

Lo que no fue una novedad fue el dominio aplastante de la Canarinha, que jugó prácticamente todo el encuentro en campo contrario, con una posesión que, en algunos momentos, rozó el 90 %.

La primera oportunidad del cuadro de Tite llegó incluso antes de cumplirse el primer minuto de juego, en un centro templado de Neymar que despejó mal Lampe y le cayó en las botas a Everton, quien libre de marca, mandó el balón fuera.

Brasil lo siguió intentando sin cesar. El parón de casi un año sin disputar un partido ni se notaba. El juego era alegre, rápido y abierto a las bandas, donde los laterales Lodi, en la izquierda, y Danilo, en la derecha, encontraron una autopista sin peaje.

Sin embargo, el primero fue gracias a la pizarra de Tite, en una jugada ensayada a la salida de un córner sacado en corto.

Danilo centró sin oposición desde la derecha y Marquinhos, en el corazón del área, remató de cabeza con todo para anotar su segundo gol con la selección. Corría el minuto 16 y la lata ya estaba abierta.

La Verde intentaba achicar el agua para evitar un naufragio que parecía inevitable. La ilusión con la que habían llegado después de 50 concentrados se disolvió con el vendaval de los brasileños.

La línea de seis hombre en defensa de los bolivianos no paró a una pentacampeona del mundo que quería más.

El segundo golpe llegaría de nuevo por las bandas, esta vez por la izquierda. Lodi apuró la línea de fondo y dio un pase de la muerte a Firmino, que solo tuvo que empujar el esférico para poner el 2-0.

Los de Tite se pudieron ir con una renta mayor al descanso, pero Lampe estuvo acertado al despejar los disparos de Coutinho, Casemiro, hoy capitán, y Neymar, que buscaba su gol 62 con la selección e igualar a Ronaldo Nazário.

En la reanudación se repitió el mismo guión. Firmino sentenció nada más empezar la segunda mitad al culminar una buena jugada individual de Neymar por la izquierda que resolvió con un disparo que se coló entre las piernas de Lampe.

El atacante del Liverpool aún pudo anotar otro más en un contragolpe de nuevo conducido por Neymar, pero el portero boliviano lo impidió.

El atacante del París Saint-Germain lo siguió intentando, con algunas jugadas marodonianas, pero nada. Hoy no era el día del camisa 10, al menos en la faceta goleadora.

El equipo andino se desperezó tímidamente con un disparo potente de Miranda que despejó Weverton. Fue la oportunidad más clara de los de César Farías en todo el duelo.

Para redondear su mala noche, el joven central boliviano Carrasco ayudaría a Brasil a ampliar su ventaja sin quererlo en un fallo provocado por Rodrygo. Coutinho pondría el broche final de cabeza a centro de Neymar.

  • Ficha técnica:
  1. Brasil: Weverton; Danilo, Marquinhos, Thiago Silva (m.70 Felipe), Renan Lodi (m.76 Alex Telles); Casemiro, Douglas Luiz, Philippe Coutinho (m.76 Everton Ribeiro); Everton Cebolinha (m.58 Rodrygo), Roberto Firmino (m.70 Richarlison) y Neymar.

Técnico: Tite

0.Bolivia: Carlos Lampe; Jesús Sagredo, José María Carrasco, Gabriel Valverde, José Sagredo; Antonio Bustamante (m.80 Franz Gonzales), Diego Wayar (m.83 Leonardo Zabala), Cristhian Árabe (m.61 Rudy Cardozo), César Menacho (m.61 Jhasmani Campos), Fernando Saldías (m.45 Boris Céspedes) y Bruno Miranda.

Técnico: César Farías

Goles: 1-0, m.16: Marquinhos; 2-0, m.30: Firmino; 3-0, m.49: Firmino; 4-0, m. 66: Carrasco (autogol); 5-0, m.73 Coutinho.

Árbitro: el uruguayo Leodán González amonestó a Thiago Silva y Carrasco, Jhasmani Campos, Zabala y Céspedes.

Incidencias: partido de la primera jornada de las eliminatorias suramericanas para el Mundial de Catar 2022, jugado en el estadio Neo Química Arena, en la ciudad de Sao Paulo. Estuvo presente en el palco el campeón mundial brasileño Clodoaldo, con motivo del 50 aniversario del título conseguido en la Copa de México.