8 decretos abren una nueva etapa en la lucha contra el coronavirus en Bolivia

Compartir:

La presidenta Jeanine Áñez aprobó en la víspera ocho decretos supremos que abren una nueva etapa en la lucha contra la expansión del coronavirus en Bolivia, entre ellos diferir por otros tres meses el pago de créditos para las personas que deben menos de 1 millón de bolivianos, levanta las restricciones de circulación, posterga hasta el 31 de julio el pago del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE), pero mantiene el cierre de fronteras, vuelos internacionales y la suspensión de clases presenciales, entre otras medidas, informó el viernes el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz.

«La Presidenta aprobó ocho decretos ayer, entre ellos la regulación de la cuarentena dinámica y condicionada», informó Ortiz en conferencia de prensa, dictada en la ciudad de La Paz.


Según la nueva normativa, desde el 1 de junio, se elimina la restricción en la circulación de personas de acuerdo a la numeración de la cédula de identidad, por lo que los ciudadanos podrán salir de sus casas, de lunes a viernes, entre las 05:00 y las 18:00 horas, informó Ortiz.

«Los fines de semana solo podrá haber circulación de personas entre las cinco de la mañana y las dos de la tarde, caminando o en bicicleta; no podrá haber circulación de vehículos durante los fines de semana», agregó.

En esta nueva fase, sostuvo que se estableció una corresponsabilidad en el control de la cuarentena dinámica y condicionada con los gobiernos departamentales y municipales, y todavía se permite el encapsulamiento de ciertas regiones donde el contagio de la pandemia se incremente de manera importante.

No obstante, aseguró que el Gobierno nacional está consciente de que, a pesar de los esfuerzos del Estado por mitigar el efecto de la pandemia en la economía de las familias bolivianas, con el pago de bonos sociales, resulta difícil mantener por más tiempo la cuarentena rígida en todo el país.

Con el nuevo diferimiento de tres meses en el pago de créditos para las personas que deben menos de 1 millón de bolivianos, el beneficio en total acumula una prórroga de seis meses (desde marzo hasta agosto) y esa deuda podrá ser agregada al final del crédito, mencionó el ministro de Desarrollo Productivo.

También ratificó que los contribuyentes que no pertenecen a las categorías Prico y Graco podrán pagar el 50% del IUE hasta el 31 de julio de este año, y diferir por otros tres meses adicionales el pago del otro 50%.

Además, dijo que se difiere hasta julio el pago a las AFPs y se abre una posibilidad de un plan de pagos para las cuotas diferidas, y una prórroga de seis meses para el pago de los servicios adeudados en telecomunicaciones.

«Y que haya un servicio mínimo para aquellas personas por falta de ingresos económicos no pudieran pagar su servicio habitual, puedan estar conectadas con el servicio mínimo, que será gratuito mientras duren las medidas de las cuarentena»,

Por otra parte, subrayó que también se aprobó el Decreto Supremo 4247, por el cual, en el ámbito de la trasparencia y lucha contra la corrupción, se eliminó la disposición que había introducido el gobierno de Evo Morales, por el cual se obligaba a todas las empresa públicas para que, como única forma de contratación, tuvieran la forma directa, «fuente de los grandes casos de corrupción que se han sufrido y el despilfarro de miles y millones de bolivianos».

«A partir de este decreto todas las empresas publicas deberán sujetarse a las normas generales de contratación del sector público», añadió.

Fuente: ABI

Deja un comentario