La cifra de nuevos contagios en Alemania superó este sábado los 4.700, la marca diaria más alta desde mediados de abril, mientras aumentan también los distritos considerados de riesgo por haber superado los 50 contagios por 100.000 habitantes en 7 días.

En total, en 24 horas se registraron 4.721 contagios con el Sars-CoV-2, notificó hoy el Instituto Robert Koch, competente en la materia en el país. El total de infecciones desde el inicio de la pandemia se sitúa ya en los 319.381, con 9.604 fallecidos, 15 en las últimas 24 horas. La cifra de pacientes recuperados es de 273.500.

Con ello se confirmó la progresión ascendente continuada de las últimas semanas y especialmente de los últimos días. El miércoles, el número de nuevos contagios estaba sobre los 2.800, el jueves superaron los 4.000 y ayer viernes los 4.500.

El pico de contagios en Alemania en el momento álgido de la pandemia, entre finales de marzo y principios de abril, se situó en unos 6.000 diarios.

La canciller Angela Merkel advirtió ya ayer, tras una reunión con los alcaldes de las once principales ciudades del país, que los centros urbanos son el principal foco de preocupación, vista la evolución de los casos en Berlín y en Fráncfort.

La líder alemana habló incluso del peligro de que «el control descarrile» y alertó sobre la necesidad de recuperarlo para evitar que deba paralizarse la actividad económica y escolar, dos aspectos prioritarios.

LAS ZONAS DE RIESGO DE BERLÍN

En Berlín se superó el viernes la media de los 52 contagios en 7 días por 100.000 habitantes. A partir de 50 se entra en la calificación de zona de riesgo y se aplican medidas especiales, de acuerdo con los criterios del RKI.

En algunos distritos berlineses se está aún claramente por debajo de ese nivel, mientras que en el populoso barrio de Neukölln se alcanzaron los 133,9. En el gubernamental distrito de Mitte el nivel es de 90 contagios, por siete días y ese cómputo de habitantes.

Otros distritos del país especialmente afectados se sitúan en el «Land» de Renania del Norte-Westfalia (oeste), el más poblado del país, así como en Baviera (sur) o la ciudad de Fráncfort.

La mayoría de los estados federados han prohibido las pernoctaciones a los residentes procedentes de esas zonas de riesgo, a no ser que presenten un test negativo realizado en las 48 horas previas a su viaje. Esta medida coincide con el inicio de las vacaciones escolares de otoño en parte del país, lo que ha alterado los planes de muchas familias.

En Berlín, como en Fráncfort, entró en vigor la noche pasada la obligación de tener cerrados bares y restaurantes entre las 23.00 y las 06.00, horario en el que queda prohibida la venta de alcohol y los grupos de más de cinco miembros -ampliable a más, en el caso de personas que convivan en uno o hasta dos hogares-.