El asesor médico adjunto del Gobierno británico, Jonathan Van-Tam, advirtió este domingo de que el Reino Unido se enfrenta a un aumento exponencial de muertes si no se toman precauciones para contener el avance del coronavirus.

En un comunicado, Van-Tam señala que «la estación (invernal) nos va en contra», y el país se encuentra en «un punto de inflexión» en el que, si se ignoran las restricciones, llegaría al mismo nivel de contagios que al inicio de la pandemia en marzo.

Subraya que «se puede evitar que la historia se repita» porque el Reino Unido está ahora mejor preparado que entonces, dado que conoce mejor el virus y cómo combatirlo.

Según el experto, las estadísticas indican que el coronavirus se está extendiendo ya dentro de los grupos de población de mayor edad, en todas las partes del país, aunque el norte de Inglaterra se vea actualmente más afectado.

«Desafortunadamente, igual que la noche sigue al día, habrá un aumento de decesos en las próximas semanas», afirma.

A fin de evitar que el sistema público de salud se sature, Van-Tam insta a los británicos a respetar las normas sanitarias de aislarse y hacerse un test si tienen síntomas; lavarse las manos; llevar la mascarilla; mantener la distancia social y limitar la actividades sociales.

La advertencia se produce antes de que mañana lunes el primer ministro, el conservador Boris Johnson, comparezca ante la Cámara de los Comunes para anunciar un nuevo sistema de alerta de tres niveles para evaluar el riesgo a nivel local y posibles restricciones en las zonas con más contagios, especialmente en el norte inglés.

Los alcaldes de ciudades norteñas como Liverpool, Manchester, Sheffield y Newcastle amenazaron el sábado con tomar medidas legales si el Ejecutivo no mejora las ayudas económicas que ha ofrecido ante el cierre previsto de «pubs», bares y restaurantes, entre otros establecimientos de ocio, en sus territorios.

El ministro de Economía, Rishi Sunak, anunció el viernes que el Gobierno pagará un 67 % del sueldo de los empleados afectados por la clausura temporal de negocios -frente al 80 % que se aplica desde el confinamiento nacional de marzo hasta finales de este mes-, lo que los dirigentes municipales consideran «insuficiente».

El endurecimiento de las restricciones pretende frenar el avance de la COVID-19 en el Reino Unido, donde el sábado se registraron 15.166 nuevos contagios, hasta 590.844, con 42.760 muertes, tras sumar 81 en 24 horas. Hay 3.837 enfermos hospitalizados, 442 en cuidados intensivos.