El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Marcelo Ríos, informó que en las últimas semanas existió un incremento de solicitudes al Banco de Sangre Regional Santa Cruz, para obtener plasma hiperinmune de pacientes recuperados de COVID-19.

«En los meses de septiembre y octubre, el Banco de Sangre no había recibido solicitudes (para plasma hiperinmune), es más, ellos tenían 1.057 unidades de ese suero en stock; sin embargo, desde hace unas semanas se han comenzado a recibir solicitudes, hasta dos por día», explicó Ríos en una conferencia de prensa.

Agregó que la solicitud del suero hiperinmune es uno de los indicadores centinelas que maneja el Sedes, como el índice de ocupación de camas o el ingreso a emergencias, «que permiten determinar la situación actual del COVID-19 en la población».

Si bien Ríos mostró preocupación por los indicadores y un posible aumento de casos, destacó que el Banco de Sangre, a través de sus tres equipos de plasmaféresis, «tiene la capacidad de extraer el suero hiperinmune de los pacientes recuperados, para lo que vienen a ser las terapias intensivas de COVID-19».