B.B. King, el rey del blues al que homenajea Google

Compartir:
El buscador más famoso del mundo celebra con un doodle el 94º aniversario del nacimiento del músico

B.B. King, conocido como el auténtico rey del blues, es el protagonista del día para el gigante tecnológico de Google. El famoso buscador le ha dedicado al artista uno de sus doodles animados para celebrar el 94ª aniversario de su nacimiento. Para la ocasión han creado vídeo acompañado de su clásico The Thrill is gone que trata de repasar su trayectoria, desde los campos de algodón de la Delta del Misisipi hasta el estrellato mundial.

Riley Ben King, el hombre que se escondía bajo el nombre artístico de B.B. King, nació tal día como hoy pero de 1925 en Itta Bena (Misisipi) y falleció el 14 de mayo de 2015 en Las Vegas. En sus 89 años de vida logró un estilo inconfundible y magistral en el blues y está considerado uno de los mejores guitarristas de la historia.

B.B. King

Estilo inconfundible, tanto con la guitarra como con su voz desgarrada

El inmenso legado que dejó B.B. King se basa principalmente en haber acercado un género en principio minoritario a las audiencias planetarias. Convirtió el blues en un género musical más agradable y familiar para todos los aficionados a la música, sin importar su clase social o condición.

El rey del blues siempre intentó que los gemidos de su guitarra sonaran como una emoción humana. A eso añadía su desgarrada voz que sintetizaba la pena, la dicha y el anhelo a partes iguales.

B.B. King siguió tocando hasta que la salud se lo permitió
B.B. King siguió tocando hasta que la salud se lo permitió (Efe / Walter Bieri)

De niño cantaba en un coro de iglesia y aprendió a tocar la guitarra con su tío, que era cura. En 1947 llegó haciendo autostop hasta el templo del blues, Memphis, donde comenzó su carrera. Durante su larga carrera ganó 15 de los 30 premios Grammy a los que estuvo nominado.

El encargado de ilustrar el doodle de homenaje ha sido Steve Spencer, mientras que Nayeli Lavanderos ha sido la encargada de animarlo.

Publicado en La Vanguardia