Las autoridades bolivianas activaron un operativo de emergencia para sofocar incendios que amenazan una de las principales reservas naturales del país, el parque nacional Noel Kempff Mercado.

La ministra interina de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, María Elva Pinckert, se desplazó este lunes a la región oriental de Santa Cruz, donde están declarados 19 fuegos, para sobrevolar zonas afectadas y participar en la coordinación de labores de extinción.

Pinckert dijo a los periodistas que están en camino medios del resto del país en apoyo a distintos efectivos que ya trabajan en el lugar, entre ellos las Fuerzas Armadas.

Un comité de crisis evalúa las actuaciones necesarias en la región, que declaró alerta roja y prevé medios aéreos para ayudar en estas labores, pero la ministra instó a municipios afectados a que declaren desastre para agilizar el envío de efectivos regionales y estatales.

La responsable interina de Medio Ambiente y Agua advirtió de que este año está siendo mucho más seco que el anterior en esta zona del país, pero aún así ardieron muchas menos hectáreas hasta ahora, cerca de medio millón frente a los dos millones y medio del año pasado, y la mayoría de pastizales, no de bosques.

Aunque ya se actúa en las zonas afectadas, son necesarios más medios humanos y materiales, observó Pinckert.

Algunos de estos incendios están cerca del parque nacional, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que con cerca de un millón y medio de hectáreas representa una de las principales reservas de biodiversidad del país, que incluye distintos hábitats como humedales de sabana y bosques secos, con especies como el jaguar.

El parque ya se vio amenazado el año pasado por grandes incendios que afectaron la zona, considerados uno de los peores desastres medioambientales de los últimos años en Bolivia, con millones de hectáreas quemadas en una zona de transición entre el Chaco y la Amazonía.