Bolivia se mantiene como uno de los países en todo el mundo con más mujeres en su Parlamento, con el 51,9 por ciento de sus miembros tras las recientes elecciones en el país.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, Salvador Romero, destacó este «sitial privilegiado» a nivel mundial, al inicio este martes en La Paz de la entrega de credenciales a los nuevos senadores y diputados salidos de las elecciones del 18 de octubre.

La Asamblea Legislativa o Parlamento resultante de los comicios tiene un 51,9 por ciento de mujeres en conjunto, de ellas el 55,5 por ciento entre los 36 miembros de la Cámara de Senadores y el 46,9 entre los 130 de Diputados, explicó Romero a los medios.

«Este dato es posible gracias a la convergencia de las normas y el celo del Tribunal Supremo Electoral durante la campaña para que las organizaciones políticas cumplan con la paridad y alternancia de género» en sus candidaturas, señaló antes del acto que se celebró en el Banco Central de Bolivia en vez de la Asamblea Legislativa.

La Unión Interparlamentaria (IPU en sus siglas en inglés) situaba desde 2018 a Ruanda como el país con más mujeres en su Parlamento, con el 61,3 por ciento, y a Bolivia en uno de los primeros lugares.

Salvador Romero comentó que este miércoles está prevista la entrega de su credencial como presidente electo del país a Luis Arce y de vicepresidente a David Choquehuanca.

Romero señaló que la entrega de credenciales cierra el proceso electoral, ganado por Arce del Movimiento al Socialismo (MAS) con el 55,1 por ciento de los votos, seguido por Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana con el 28,8 y Luis Fernando Camacho de Creemos con el 14.

El presidente destacó además la presencia de muchos parlamentarios jóvenes y de la diversidad cultural y étnica de Bolivia, pues siete circunscripciones electorales representan a comunidades indígenas en el Parlamento.

Estas elecciones incluyeron por primera vez en el país a candidatos de pueblos originarios al margen de organizaciones políticas, aunque finalmente ninguno salió elegido, pero el responsable del órgano electoral subrayó esta «innovación».

Los comicios se repetían un año después de que se anularan los de octubre de 2019 que habían dado como ganador a Evo Morales para un cuarto mandado seguido, entre denuncias de fraude que siempre ha negado y que están aún bajo investigación judicial.

Al respecto, Romero indicó que dependerá del juez pronunciarse sobre esas denuncias, por las que está procesado el anterior órgano electoral, sin que el actual interfiera en la Justicia.