Branding

Compartir:

Desarrollar una marca es un gran desafío, pero si lo logras es la forma más efectiva de establecerse en el mercado, una vez el público reconoce tu marca ya no es tan importante el producto en sí, esto no quiere decir que descuides la calidad, la calidad también es parte de la marca, esto quiere decir que tu público ya no estará buscando una bebida gaseosa y refrescante en el mercado, estará buscando una “Coca”.

Sin embargo, siguiendo el ejemplo de Coca-Cola, el producto original la “Coca”, ya no es su único producto, han desarrollado más de quinientas marcas a nivel internacional y al ser todos parte de Coca-Cola generan confianza y reconocimiento entre sus clientes (es decir todo el mundo), pero tenemos que tener en cuenta que Coca-Cola tiene 130 años de existencia, así que ¿cómo lograr lo mismo en mi ciudad?

Identifica a tu pueblo objetivo, tienes una idea que nació de una necesidad o simplemente quieres mejorar algo que ya existe, entonces ¿quién sería el más beneficiado o interesado con esta idea? Diseña y promociónate en su idioma (no, no me refiero al español) si le quieres vender a un adolescente no vas a usar el mismo lenguaje que para una persona mayor, distingue a quién te diriges.

A veces puede resultar que tu mercado es distinto al que pensabas, entonces, sólo adáptate, rediseña, haz sentir cómodos a tus clientes, desde tus publicaciones, hasta el espacio en el que los recibes.

Invierte, no porque sepas usar Paint sabes hacer un logo, existe una infinidad de diseñadores en Bolivia y que también puedes acceder vía online a través de páginas como www.freelancer.com  o www.workana.com, incluso si aún no tienes una buena idea de nombre un buen diseñador te puede ayudar con eso.

Y finalmente, protégete, una vez tengas definido tu nombre y tu logo regístralo ante el SENAPI (Servicio Nacional de Propiedad Intelectual) de esta manera podrás evitar que otros utilicen logos o nombres iguales o similares al tuyo, aprovechándose de tu éxito sin pagar franquicias o induzcan a la confusión a tus clientes, hasta pueden llegar a dañar el branding de tu empresa ya que no tienes cómo controlar la calidad de esos productos que podrían ser vistos como tuyos, si son malos, tú quedas como malo.