«Pumi», la cachorra de puma que fue rescatada del municipio tropical de Puerto Villarroel, fue puesta al cuidado de un equipo de veterinarios y biólogos en un refugio temporal, con la finalidad de reinsertarla a su hábitat natural, informó el responsable del Programa de Conservación de la Biodiversidad (PCB), Omar Osco.

«Haremos las evaluaciones veterinarias, biológicas y etológicas (comportamiento), para que, en función a eso, se defina el destino de Pumi y pueda tener una segunda oportunidad en su hábitat natural», indicó Osco.

Actualmente, el felino hembra presenta peso bajo, pues al parecer la familia que lo retenía le daba alimento no apropiado, explicó el biólogo.

La baja masa corporal es un indicador para el equipo que evalúa al felino, con la finalidad de reestablecer sus condiciones y pueda ser puesta en libertad.

«Pumi», nombre con el que el municipio entregó al animal, es hembra y tiene aproximadamente seis meses, se deja acariciar como un gato, por lo que liberarla ahora no sería conveniente, ya que no tiene las capacidades suficientes para sobrevivir, señaló Osco.

Al respecto, el jefe del equipo, informó que se ejecutarán las acciones necesarias para que «Pumi», recupere el peso adecuado, a través de una dieta rica en proteína animal.

«Ella se alimenta de carne de pollo, carne roja, hígado, y de leche deslactosada porque aún es un cachorro», añadió Osco.

A nombre de su equipo, Osco pidió a la población en general que desee colaborar con el cuidado alimentario, se contacte a los números 779 00570 – 4258077.

El rescate de «Pumi» es el segundo que realiza el Programa de Conservación de la Biodiversidad en el lapso de un mes, después del oso negro, «Juqui», que fue traslado al zoológico de Mallasa, en La Paz.