El candidato del partido Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, pidió este miércoles a la comunidad internacional que siga con detalle las elecciones en Bolivia, para que el país culmine lo que consideró como un proceso de normalización democrática.

Carlos Mesa hizo este pedido durante una conferencia organizada en La Paz por la Asociación de Corresponsales de Prensa Internacional (ACPI) de Bolivia.

Mesa dijo que el resto del mundo debe respaldar «el esfuerzo de Bolivia para volver a la normalidad política», con un Gobierno elegido en las urnas el próximo 18 de octubre.

El expresidente boliviano (2003-2005) sostuvo que no hubo golpe de Estado, en contra de lo que denuncia Evo Morales, quien en noviembre del año pasado anunció que era forzado a dejar el poder por presiones de militares y policías, entre otras.

Morales denuncia que fue privado de un cuarto mandato consecutivo tras ser declarado vencedor en los comicios de octubre de 2019, luego anulados entre denuncias de fraude a su favor, que siempre ha negado y que siguen bajo investigación judicial.

El candidato presidencial de la alianza Comunidad Ciudadana comentó que si bien Jeanine Áñez sucedió de forma constitucional a Morales, lo hizo de forma interina, y la «crisis política» en el país se deber cerrar con un nuevo Gobierno salido de estas elecciones generales.

Al respecto, instó a la comunidad internacional a no ver a Bolivia con «prejuicios», por el color de piel del presidente que sea elegido, sino por su gestión.

El también historiador y periodista comentó que cuando Evo Morales llegó al poder en 2006 hubo desde fuera de Bolivia una imagen «disfrazada» de la realidad del país, con un «velo de simpatía» para el entonces presidente al inicio de su mandato.

Sin embargo, en sus casi catorce años en el poder fue un Gobierno arbitrario que no respetó derechos humanos y hubo unos 1.300 exiliados políticos, denunció Mesa.

BOLIVIA HACIA EL MUNDO

El candidato se refirió también a cuál será su política exterior si sale elegido, con un mensaje de que Bolivia debe abandonar la «ideogilización» (sic) en sus relaciones diplomáticas.

Sin llegar al extremo de Morales, que calificó de «nefasto» para Bolivia, el Gobierno interino de Áñez también peca de «cierto sesgo» en sus relaciones exteriores, apuntó Carlos Mesa.

Áñez dio un giro de la política exterior boliviana respecto a Morales, con acercamientos a países como Estados Unidos e Israel, suspensión de relaciones con Cuba, un enfrentamiento recurrente con Argentina, diferencias con México y distanciamiento de Venezuela.

En este sentido, el líder de Comunidad Ciudadana argumentó que no es comprensible que no se haya recuperado la relación a nivel de embajadores con Estados Unidos, pese a ese acercamiento con Áñez, después de que Evo Morales expulsara al representante diplomático estadounidense en 2008 y el de Bolivia fuera expulsado luego de Washington.

Mesa es segundo en las encuestas tras Luis Arce del Movimiento Al Socialismo, el partido de Evo Morales, aunque con la duda de si habrá ganador en primera vuelta o quizás ambos vayan a una segunda.