Casemiro, jugador del Real Madrid que este viernes enfrentará con la selección brasileña a Bolivia en la primera jornada de las eliminatorias suramericanas para el Mundial de Catar 2020, lamentó que el partido se juegue sin público, pero afirmó que «la salud está primero».

Brasil recibirá a Bolivia en Sao Paulo en el que será el primer partido con gradas vacías para ambas selecciones, como consecuencia de los rígidos protocolos de seguridad sanitaria adoptados frente a la pandemia de coronavirus.

En una rueda de prensa virtual trasmitida este viernes por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Casemiro puso énfasis en la necesidad de respetar esos protocolos, pues «es un momento delicado para el mundo» y en particular para Brasil, que ya supera los cinco millones de contagios y suma casi 150.000 muertos por COVID-19.

«Tenemos una total felicidad por jugar fútbol y creo que eso le da felicidad al pueblo brasileño también, pero siempre respetando las medidas de seguridad», porque «somos ejemplo y la salud está en primer lugar», dijo el futbolista, que frente a Bolivia actuará como capitán de la selección brasileña.

«Claro que queríamos jugar con público, pero existen protocolos y hay vidas en riesgo. Entonces, nos tenemos que adaptar eso. Y como dicen en España, eso es lo que hay», apuntó.

En relación al partido, que será el primero de la selección en casi un año, Casemiro admitió que «Brasil siempre es favorito», aunque también subrayó que «siempre con respeto al adversario».

En ese sentido, indicó que mientras la selección boliviana lleva ya unos 50 días entrenando, la brasileña apenas se reunió esta misma semana, por lo cual adelantó que podría haber algunos «problemas» de entendimiento entre los jugadores en los primeros momentos.

No obstante, valoró que a pesar de un proceso de renovación que ha comenzado en la selección, la base del equipo que dirige Adenor Leonardo Bacchi «Tite» es «la misma» y las ideas del entrenador «son muy claras».

Casemiro valoró la aportación que pueden dar jóvenes promesas como Rodrygo, que juega con él en el Real Madrid y posiblemente estará en el banquillo frente a Bolivia.

«Rodrygo tiene una calidad inmensa», dijo Casemiro, quien tampoco olvidó a Vinicius Júnior, otro de sus jóvenes compañeros del Real Madrid y que esta vez no ha sido convocado por Tite.

«Claro que Vinicius quiere estar en la selección, pero no lo veo frustrado» por la ausencia en esta convocatoria, sino «con más ganas de seguir trabajando» para estar en la próxima, dijo.

Tras el partido con Bolivia, la selección brasileña permanecerá en Sao Paulo hasta el lunes, cuando viajará hacia Lima para jugar al día siguiente ante Perú, en la segunda jornada de las eliminatorias suramericanas para Catar 2020.

En relación a ese partido, Casemiro aseguró que «como todos» será muy complicado, tanto por la «calidad» de la selección peruana como por el hecho de jugar en Lima.

«Siempre que se juega con Perú es difícil y, sobre todo, cuando se juega fuera de casa», declaró.

Foto: Lucas Figueiredo/CBF