¿Cómo ayudamos a una persona que está pasando por una separación?

Compartir:

En una separación amorosa queda un sentimiento que las dos personas comparten, aquel de vivir una fractura interior que afecta profundamente su identidad.
Las emociones causadas por una ruptura están infravaloradas. La separación pone en duda lo que somos o lo que pensamos que éramos. ¿Cómo ayudar a otros a enfrentar la nueva realidad que están viviendo?

Tomar en serio la situación: La ruptura en el amor a veces parece algo simple, el sufrimiento interno y físico son invisibles (la sensación de que el corazón se rompe, la pérdida de apetito, el sueño). Es difícil para muchos comprender como una ruptura puede ser tan violenta como el luto porque lloramos el final de una relación. Reconoce el sufrimiento que esa persona vive, deja espacio para que exprese su dolor. Esa es la primera generosidad que debes tener.

Aumenta la autoestima: Al dolor de haber perdido a la persona que amamos a veces se agrega a una fuerte crisis de identidad. Durante un largo tiempo se fue parte de una relación y muchas de las actividades venían enlazadas a eso, se hacían de a dos, entonces es normal que la persona se sienta perdida al inicio por no tener más esa relación. Ayuda a esa persona a recuperar la conciencia de su valor como persona fuera de la relación. recuérdale lo apreciada que es en su trabajo, en su entorno, que es una buena amiga, ayúdala a levantar cada una de las áreas que percibes se han debilitado para que no conserve la imagen desvalorizada que da la separación.

Anticipa los momentos dolorosos: Una buena amiga está pendiente anticipando los momentos que pueden ser difíciles, como salir a un lugar donde la persona corre el riesgo momentos de soledad, de encontrarse con su ex o La primera Navidad sin sus hijos. Contacta a la persona con frecuencia, proponle cosas, que sienta que puede contar con vos.

Transmite positivismo: Si bien es mejor esperar hasta que se digiera la separación antes de lanzar mensajes de todo lo que uno gana de estar solo, una separación puede liberar ciertos patrones. No es raro que haya una redefinición de lo que queremos hacer profesionalmente, que nos mudemos, que otras separaciones se sucedan. Vienen cambios en la forma en que las situaciones nos afectan emocionalmente, permite a esa persona que viva las situaciones de la vida con calma, pero acompáñala en su recorrido de forma positiva y realista.

Si supera todo demasiado rápido: La separación trae mucho dolor, y cuando el dolor no es expresado o cuando el orgullo impide el proceso de duelo (estoy bien, no es nada, no te preocupes) esto puede ser una bomba de tiempo, el riesgo es que un incidente en la vida despertará esta lesión mas tarde. En cualquier caso, esfuérzate para que la persona hable o escriba expresando su sufrimiento. Algunos psicólogos recomiendan que la persona escriba cartas en las que alivia su alma expresando el dolor y rabia sin necesidad de enviarlas. Lo importante es sacar esos duros sentimientos del interior.

La separación es la oportunidad de descubrir de lo que somos capaces, pero es importante vivir las etapas para poder salir de la situación. Ten paciencia con esa persona a la que estas acompañando. No emitas opinión sino apoyo.