¿Cómo nutrir a un infante en tiempos del Coronavirus?

Compartir:

La alimentación es clave ante el COVID-19 porque fortalecerá nuestro sistema inmunológico, reducirá las complicaciones de cualquier infección o permitirá superarla . Para lograrlo en el caso de los infantes el primer paso es la lactancia materna, luego a partir de los seis meses el inicio de la alimentación complementaria, estableciendo una dieta cada vez más rica y variada, fijar horarios de alimentación y cumplirlos en un ambiente de calidez, amor y paciencia, tiempo en el cual los papás deben involucrarse.

Estos temas y otros se trataron en el webinar: “Lactancia materna, alimentación y nutrición durante la cuarentena”. La conducción del encuentro virtual estuvo a cargo del Dr. Yecid Humacayo, jefe de la Unidad de Alimentación y Nutrición del Ministerio de Salud, la Lic. Marlene Azurduy, experta en nutrición y alimentación saludable, junto a Maya Perales, Oficial de Nutrición de UNICEF Bolivia.

Alimentación de la madre y lactancia son fundamentales para el bebé

El primer paso en la salud de un niño o niña es que la madre gestante se alimente bien para que su bebé nazca con un peso ideal, eso ayuda a evitar complicaciones e incluso la muerte, facilitará su paso a la lactancia con el consumo del calostro, que es la primera leche rica en proteínas, vitaminas, minerales e inmunoglobulinas que desarrollan el sistema inmunitario.

La lactancia materna debe continuar hasta los dos años porque aún provee nutrientes, pero a los seis meses hay que iniciar la alimentación complementaria. El Dr. Humacayo indicó los cinco pilares para la alimentación suplementaria:

  • La frecuencia en la alimentación: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena.
  • La calidad los alimentos que le contribuyan a desarrollar física e intelectualmente.
  • La cantidad, tiene que ir subiendo poco a poco la cantidad de alimentos.
  • Seguir un solo alimento los primeros días, no mezclarlos, si cambiamos el alimento de manera frecuente el bebé lo va a rechazar porque su sentido del gusto todavía está desarrollándose.
  • Finalmente tener mucha paciencia, alimentar con cariño y amor al bebé.

“La leche materna es fundamental porque es el mejor alimento, la lactancia debe iniciarse tras dar a luz, toda madre es capaz de producirla en la cantidad adecuada que requiere su bebé y cuanto más succione, mejor, habrá más leche”, explica María Eugenia Perales, Oficial de Nutrición de UNICEF Bolivia. Frente a un virus o infección, debe darse la lactancia materna y está demostrado que no es una vía de contagio del COVID-19.

La nutricionista Marlene Azurduy recomendó que, cumplidos los seis meses de edad, la alimentación complementaria puede iniciarse con un camote aplastado porque tiene carotenos y antioxidantes, mezclado con algo de leche materna. Esa papilla estimulará el reflejo de deglución, y el desarrollo del cerebro al sentir nuevos sabores y la textura del alimento. Se recomienda hacer lo mismo los días posteriores con papa y oca aplastadas.

En la segunda semana un día manzana rallada, otro plátano aplastado sin azúcar o sal  añadida. En la tercera semana, debe probar verduras hervidas porque son ricas en vitaminas y minerales.

Y la última semana del sexto mes, carne de pollo, una sopa licuada con verduras para que no se atore, es recomendable añadirle aceite de oliva, se licúa para que sea cremosa y evitar así que se atore.

La dosificación inicial de los alimentos es que consuma gradualmente de una cuchara hasta completar seis en cada comida.  A los siete meses se incrementa a siete cucharas, ocho a los ocho meses, y así sucesivamente incrementar por mes una cuchara más.

“No hay que desanimarse” remarcó el Dr. Humacayo. “Es posible que el bebé rechace, escupa o aleje al principio el alimento de su boca, esto es porque desconoce el sabor olor y textura de nuevos alimentos, como consejo  se tiene que estimular el reflejo de deglución, poniendo los alimentos de a poco detrás de la lengua para despertar tal reflejo. Entonces, no tenemos que frustrarnos ni sentirnos mal. Los padres deben conocer que es muy importante que se involucren en este acto porque establecen una relación que debe ser agradable para ellos y sus hijos”.

Los tres especialistas alertaron que incluir gaseosas, azúcar, sal, productos procesados como conservas (inclusive de frutas) es una agresión a la microbiota intestinal (bacterias que viven en el intestino y que no son dañinas para la salud) porque tienen conservantes químicos, sodio y carecen de nutrientes y fibra; en sí mismos, no ayudan a formar hábitos de nutrición sanos. Una alternativa son compotas caseras de manzana, pera, durazno, que hervidas con canela y algo de maicena diluida son sanas, digestivas y agradables.

Hay que evitar la nuez, maní, pescado porque causan alergias que pueden ser peligrosas, tampoco pueden comer cítricos (naranja, pomelo, mandarina, limón, frutilla) hasta que cumplan el año de nacidos, lo mismo el queso, yogurt, y leche de vaca.

Para los niños más grandes, el desayuno debe ser más consistente, leche con cereales, por excelencia la avena, harina de willkaparu, quinua, amaranto, sémola, linaza. Todos ellos tienen aminoácidos esenciales. No olvidar una fruta natural a media mañana.

Siempre tener presente que debemos:

  • Abastecernos de alimentos el día que nos toque hacerlo con todas las medidas de seguridad.
  • Ir al mercado con una lista de alimentos para el menú que vamos a preparar durante la semana.
  • Priorizar alimentos frescos, cereales, lácteos, carnes, pescados.
  • Al retornar a casa tener un protocolo de desinfección con la sustancia que haya decidido usar para tal fin.
  • Primero desinfectar las bolsas de mercado y luego sacar los alimentos (también desinfectar).
  • El lavado frecuente de manos es fundamental para prevenir el coronavirus y otras enfermedades.
  • Las únicas personas que pueden transmitir el virus son quienes salen a la calle, entonces: respetar el distanciamiento físico, usar protector facial, dejar la ropa por fuera, utilizar lavandina para desinfectar los pies y superficies contaminadas, nunca desinfecte los alimentos con lavandina, es altamente toxica para el organismo, es recomendable pelar las frutas y hervir las verduras

Fuente: UNICEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *