Consejos para cuidar a los niños más pequeños

Compartir:

Los primeros años de la vida de las niñas y niños son muy importantes para su desarrollo porque las experiencias que viven y las relaciones que construyen con las personas influyen de manera muy importante en su desarrollo cerebral, pero también su aprendizaje, su comportamiento y su salud mental y física durante estos primeros años y a lo largo de su vida.

Lo más importante que podemos hacer como mamá o papá para ayudar al desarrollo del bebé o los niños pequeños es darles afecto y amor, comunicarse con ellos para entender que necesitan y responder a sus necesidades y también jugar con ellos porque esta es la manera en que los niños aprenden.

En situaciones como la que estamos viviendo es más importante que nunca apoyar a los niños, porque el estrés puede afectar su desarrollo.


¿Qué hacer en casa para ayudar a nuestros niños a seguir aprendiendo, mantenerse saludables y contentos?

Hay actividades que podemos hacer para proteger a los niños y ayudarles a sentirse mejor, cosas sencillas pero muy importantes.

Separa un tiempo especial con tu hijo o hija cada día, puede ser un período corto – de unos 20 minutos – o quizás y es mejor aún si puedes dedicar varios momentos al día, pero debe ser un tiempo dedicado solo a tu niño o niña, y si puede ser a la misma hora cada día es mejor, porque así el niño o niña van a esperar este momento especial con muchas ganas.

Si es todavía un bebé puedes jugar a copiar sus expresiones y los sonidos que hace mientras le hablas con afecto, es muy importante hacer esta conexión personal con tu bebé y responder a sus sentimientos. Es como un juego para conectarte con tu bebe, entender sus sentimientos, darle seguridad, y además contribuir a su desarrollo.

Si tu niño o niña es un poco más grande puedes preguntarle que le gustaría hacer y seguir su juego.

También puedes utilizar cosas habituales que tienes en tu casa como un trapito o una tela para jugar al escondido, o una pelota.

Puedes aprovechar los materiales o utensilios que tienes en tu casa para hacer juguetes divertidos para tu bebé, o con los que se pueden entretener cuando son más grandecitos mientras tu realizas otras tareas.

¿Cómo hablar sobre COVID19 y la situación que estamos viviendo a las niñas y niños más pequeños?

Muchas personas como nosotros tienen temor por lo que está sucediendo y los niños también.

Escucha a tu hijo o hija porque tú eres la persona en la que confía y quien puede darle apoyo para sentirse mejor, es importante entender sus sentimientos y darles afecto.

Cuando los niños son pequeños no siempre pueden explicar sus sentimientos o temores, sino que empiezan a cambiar su comportamiento, tienen problemas para dormir, no quieren comer o comen más, se ponen tristes, lloran con más frecuencia, están irritados o enojados, o simplemente retraídos.

Y que podemos hacer frente a esta situación:

Primer consejo: Protegerlos de información que no pueden procesar y que los puede llevar a sentir ansiedad o miedo. A veces ponemos la televisión, escuchamos las noticias o comentamos lo que pensamos con otras personas delante de los niños, hay que ser cuidadosos porque, aunque sean pequeños y no comprendan todo lo que escuchan, perciben nuestras emociones, saben que algo no está bien y se asustan. Hay que ser cuidadosos sobre lo que escuchamos o comentamos frente a los niños.

Segundo consejo: Cuando son pequeñitos y no pueden hablar explícale a tu bebé mientras los sostienes en tus brazos que estás ahí para protegerlo, y que lo quieres mucho. Dedica un tiempo a hablarle con afecto, cantarle, contarle historias y practicar algunos de los juegos que te hemos enseñado antes.

Cuando son un poquito más grandes, dedícales tiempo para responder a sus dudas o inquietudes, teniendo conversaciones sencillas pero honestas que les ayuden a entender la situación.

Empieza por invitar a tu niño o niña a conversar sobre lo que le preocupa, trata de averiguar lo que sabe y cuáles son sus preocupaciones. Si son muy pequeños y no tienen mucha información sobre el COVID 19 no es necesario hablar de eso, porque puedes introducir nuevos temores. Responde a lo que te pregunta con honestidad y de manera sencilla.  Por ejemplo, porque no pueden salir a la calle, porque no pueden ver a los abuelitos, o porque es tan importante lavarse las manos.

Tercer consejo: Utiliza canciones, cuentos o dibujos para ayudarle a tu hijo a expresarse o a entender lo que sucede.

Es muy importante poner atención a sus preocupaciones, a veces usamos expresiones como- todo está bien, no pasa nada- y eso no ayuda, más bien deja a los niños más asustados. Por eso es muy importante escucharlos y que sientan que pueden hablar con confianza con nosotros, expresar sus sentimientos y consultarnos cuando tienen dudas, ya sea hablando, contándonos una historia o a través de un dibujo.

Es muy importante reconocer cuando nuestros niños están estresados, y no dejarlos con este sentimiento, pon atención a su cuerpo, como habla, si usa su tono usual de vos, si llora, si respira de manera agitada.

Recuérdale que estás ahí para protegerlo y que pueden conversar cada vez que lo necesite.

¿Qué hacer cuando nos sentimos preocupados, o se presentan situaciones difíciles?

Este es un momento de estrés para los adultos y los niños también, por eso es importante que también nosotros nos cuidemos para poder apoyar a nuestros niños.

Primer consejo, no estás sola o solo.  Millones de personas están enfrentando los mismos sentimientos de temor que tenemos nosotros. Encuentra a alguien con quien te sientes cómoda o cómodo para conversar sobre cómo se sienten, conversar con otros te ayuda a sentirte mejor. Evita información de redes sociales u otros medios de comunicación que te hacen sentir mayor preocupación y ansiedad.

Segundo consejo, toma un descanso.Todos necesitamos parar en algún momento, aprovecha cuando tu hijo está dormido, para hacer algo divertido, que te ayude a relajarte. Has una lista de actividades saludables o que te causan placer que puedes hacer. Todos tenemos algo que nos apasiona, leer, ver una película, cuidar nuestras plantas, preparar algo que nos gusta de comer, conversar con alguien que apreciamos, caminar un poco en el jardín si eso es posible, ver fotos de momentos agradables que queremos recordar o simplemente recostarnos y descansar un poco. Eso te va a ayudar a sentirte mejor.

Tercer consejo, toma una pausa corta cuando te sientas muy cansado o estresado. Puedes relajarte uno o dos minutos cada vez que lo que necesites siguiendo estos pasos:

  • Paso 1. Siéntate en una posición en la que te sientas cómoda o cómodo, con tus pies apoyados en el piso y tus manos descansando sobre tus piernas. Cierra tus ojos y siéntete confortable.
  • Paso 2. Siente y escucha lo que dice tu cuerpo. Pregúntate a ti mismo, como me siento en este momento.  ¿Pon atención a tus pensamientos, son negativos o positivos? ¿Notas cómo se siente tu cuerpo, algo te hace sentir dolor o tensión?
  • Paso 3. Enfócate en tu respiración, trata de respirar lento y profundo mientras piensas que vas a estar bien.
  • Paso 4.  Pon atención de nuevo a tu cuerpo y sentimientos y piensa si te sientas un poco diferente.

Puedes repetir este ejercicio cada vez que sea necesario y enseñarlo a tus hijos

Cuarto consejo.  Busca ayuda cuando sientas que no puedes manejar solo o sola tus preocupaciones o si sientes que estás en peligro.

A veces no podemos encontrar la solución a nuestros problemas nosotros mismos o en nuestra familia y necesitamos hablar sobre nuestras emociones con un profesional, en ese caso podemos llamar al número 800 11 3040 Familia Segura.

Familia Segura es una iniciativa de UNICEF junto a el Viceministerio de Autonomías del  Ministerio de la Presidencia, el Viceministerio de Seguridad Ciudadana, la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV), la carrera de Psicología de la Universidad Católica Boliviana, el Colegio de Psicólogos de La Paz, la Unidad de Salud Mental del Hospital de Clínicas y Área de Salud Mental del Servicio Departamental de Salud (SEDES) La Paz.

Fuente: UNICEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *