La consulta médica digital no es lo ideal, pero tampoco la consulta cara a caraEl cuidado de la salud con la consulta médica digital es una realidad

La pandemia es algo que nunca en nuestras vidas la habíamos visto. Hay películas sobre ellas y hemos hablado alguna vez sobre ella, pero la verdad es que nos encontró mal preparados para responder a los desafíos sin precedentes de la Covid-19.

Sabíamos que había grandes posibilidades en el tema de la salud y los desarrollos digitales, sin embargo todo cambió repentinamente con la pandemia, y la tecnología digital llenó el vacío cuando las consultas cara a cara ya no fueron posibles.

Pero la tecnología no es nueva, las videollamadas estuvieron disponibles por primera vez en el año 2003 con el lanzamiento de Skype y se generalizaron con el uso de los teléfonos inteligentes.

No es la tecnología, sino el entorno lo que ha cambiado debido a los desafíos creados por la pandemia.

Comunicarse por vídeo y audio en vivo puede ser tan efectivo como una consulta en persona.

La consulta médica digital no es lo ideal, pero tampoco la consulta cara a caraLa consulta por videollamada proporciona beneficios para muchos pacientes y profesionales de la salud; esto incluye una mayor flexibilidad, una mejor disponibilidad de tiempo de la consulta y una mayor facilidad de acceso (especialmente para los pacientes con enfermedades de base).

Pensando en el futuro, será necesario tomar una decisión sobre qué parte de la transformación digital llegó para quedarse. La idea es dar una atención de salud con la mejor calidad posible y que no cree desigualdades.

Muchos de los miembros más vulnerables de la sociedad pueden tener dificultades para acceder a la atención de forma digital por motivos relacionados con el costo, los dispositivos necesarios y las habilidades de alfabetización.

Si cambiamos la atención tradicional por la digital, corremos el riesgo de exacerbar esas desigualdades.

La calidad de la atención brindada digitalmente cuando se mide mediante indicadores clínicos es posiblemente inferior a la calidad de los métodos tradicionales.

Pero la calidad tiene significados diferentes para los profesionales de la salud, los pacientes y los familiares; centrarse en los indicadores clínicos ignora la conveniencia, la facilidad de acceso, la flexibilidad, el costo y muchos otros factores que son importantes.

Potenciar la relación médico-paciente

La consulta médica digital no es lo ideal, pero tampoco la consulta cara a caraLa calidad de la atención digital va mejorando con la experiencia de su uso. Los médicos están acostumbrados a leer las señales visuales cara a cara, pero cuando las señales habituales ya no son visibles puede ser preocupante, ¿qué pasa si se pierde algo importante?

Pero en las videollamadas, también pueden existir nuevas pistas visuales para leer e interpretar: el entorno del paciente, el comportamiento y las personas que lo rodean, que hablan de su bienestar y situación general.

Donde lo digital crea problemas, también permite soluciones, ahora los profesionales de la salud están accediendo a cursos de actualización, webinars y otros, de forma remota y sin costos. Los colegas se brindan apoyo entre pares, supervisión y capacitación continua.

Consulta médica digital: una pieza clave en el futuro

La consulta médica digital no es lo ideal, pero tampoco la consulta cara a caraHay más similitudes entre la consulta presencial y la digital de las que nos imaginamos.

Las herramientas digitales pueden ser difíciles de navegar, pero igualmente a los pacientes les resulta estresante lidiar con el tráfico, encontrar estacionamiento y hacer ese recorrido hasta la sala de espera de un médico. La conectividad cuesta dinero, pero también la mayoría de las formas de transporte.

La realidad es que, tanto la consulta médica cara a cara, como la digital, tienen beneficios, y ninguna es perfecta. Lo digital es importante, pero debe considerarse junto con la atención tradicional, no en lugar de la atención tradicional.

El problema que debemos resolver es cómo lograr el equilibrio adecuado y qué otros cambios (en la legislación, por ejemplo) se requieren para que la transformación se mantenga. No debemos cerrar puertas para lanzar aplicaciones, sino tener puertas abiertas y aplicaciones accesibles.

Le puede interesar: 

Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia