La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, reiteró que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) no aceptará chantajes para el pago del Bono contra el Hambre de 1.000 bolivianos y pidió responsabilidad al Gobierno transitorio para tomar decisiones.

“Nosotros le hemos dicho claramente a Branko Marinkovic (Ministro de Economía) que nosotros no podemos estar al antojo de ellos, tenemos que ser responsables en tomar decisiones. Los 327 millones del FMI (Fondo Monetario Internacional) ya no están en manos de la ALP, ese crédito fue rechazado de forma inánime por UD (Unidad Demócrata), PDC (Partido Demócrata Cristiano) y el MAS (Movimiento Al Socialismo), por eso su tratamiento tendrá que ser la siguiente legislatura”, explicó a los periodistas.

Recordó que el crédito del FMI ya fue utilizado por el Gobierno transitorio, tomando en cuenta que estaba registrado en la deuda externa que se tiene por parte del Banco Central de Bolivia (BCB).

“A la fecha hemos sacado un extracto y no existen los 327 millones, eso quiere decir que lo han usado. En una de las entrevistas, el excandidato a senador por Santa Cruz, Tomas Monasterios, dijo que esos recursos se usaron para poder tener algunos gastos que se necesitaban, pero no especificaron cuáles eran los gastos”, precisó.

No obstante, la titular del Senado aseguró que el Bono contra el Hambre si tiene financiamiento para su pago con recursos del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que suman 704 millones de dólares.

Fuente: Cámara de Senadores