Depresión y deportistas de élite ¿Tienen más o menos probabilidades?

Compartir:

¿Puede un deportista de élite deprimirse o no se deprimen? ¿Tienen motivos o carecen de ellos? Pablo del Río, psicólogo del Consejo Superior de Deportes y de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), analiza estas incógnitas

Andres Iniesta, Alejandro Valverde y Alex Abrines, deportistas de élite, hicieron público en algún momento de su vida profesional haber sufrido depresión, según ha recogido recientemente una crónica de la sección de Deportes de la Agencia EFE.

El psicólogo Pablo del Río, uno de los pioneros del deporte en España y preparador de deportistas olímpicos desde 1992, analiza en EFEsalud la imagen de los deportistas y precisa de inicio: “Un deportista de élite es menos proclive a sufrir una depresión, aunque no se ha de olvidar que son iguales a todos nosotros, son personas”. 

deportistas élite depresión
El deportista Iniesta ofrece trofeo al mejor jugador UEFA en el Camp Nou. Foto de EFE/Toni Albir

Andrés Iniesta reflejó en su biografía que “tomaba pastillas y llegó a pensar en situaciones extremas”. El ex jugador del Barcelona reconocía que en 2009 tras el triplete con el club azulgrana esa temporada, una serie de lesiones y la muerte de su íntimo amigo Dani Jarque entre en un estado de ansiedad y anímico que le llevó a buscar ayuda.

“Ganas el triplete, metes el gol al Chelsea, ganas la Champions, ganas tres títulos… Un año increíble, y llega el verano y te empiezas a encontrar mal. No sabes qué pasa”, confesaba.

Iniesta, protagonista clave que  formó parte de los éxitos más gloriosos de la historia del Barça y marcó el gol ganador del Mundial de la Selección española en 2010, en Sudáfrica,  por aquel entonces sólo “deseaba que llegara la noche para tomarme una pastilla y descansar”.

deportistas élite depresión
Alejandro Valverde, deportista de élite, durante la subida al alto de la Sierra de la Pandera. Foto de EFE /Manuel Bruque.

El ciclista Alejandro Valverde, campeón del Mundo, segundo en la Vuelta a España 2019, con 127 victorias en su palmarés, reconoció en 2012 haber sufrido una depresión tras finalizar la sanción de dos años por dopaje.

“Nos ven como estrellas pero al final somos humanos, los bajones están ahí, están en cualquier ámbito de la vida y a mi me pasó. Lo había conseguido todo, pero a veces falla el cuerpo y falla la mente, son momento duros y tienes que ir a un especialista”, manifestó. “Hay que pedir ayuda cuando la necesitas, y acudir a especialistas”, añade.

deportistas élite depresión
El exjugador del Oklahoma City Thunder Alex Abrines disputa un balón durante un partido de la NBA. Foto de EFE/DARREN ABATE

Alex Abrines, recientemente, siendo jugador de  los Oklahoma City Thunder de la NBA, estuvo 13 partidos inactivo sin declaraciones oficiales. Finalmente se hacía público el  cese de mutuo acuerdo con el español, con una única declaración “motivos personales”. 

“Da igual si eres Bill Gates o estás en paro, estos problemas le pueden pasar a cualquiera. La gente debe saber que con la ayuda de profesionales, de amigos y de la familia se puede salir adelante”, admitió.

Ha regresado a España para jugar en el Barça Lassa, y ha hecho público que por fin ha logrado superarlo y se ha enfrentado a sus miedos. Eso sí, ha hecho un llamamiento a los clubes porque “además del fisioterapeuta, debe haber una persona dedicada a la salud mental porque también es importante”.  “Aunque nos tengan idolatrados, somos personas” , ha señalado Abrines.

La valoración del psicólogo

Continuamente se ha relacionado con el deporte una serie de  valores, como superación, esfuerzo y sacrificio. Como consecuencia se ha generado un halo de heroicidad que gira en torno a los atletas, pero se ha de recordar que estos valores no son exclusivos de los deportistas de élite, y que son humanos.

Respecto a esta idea, el psicólogo Pablo del Río explica: “Creamos héroes, magnificamos cualidades y capacidades de deportistas de élite, pero no podemos olvidar que son personas, tienen vida familiar, se lesionan, y están en una situación de competencia constante con otros y consigo mismos”.

En España hay más muertes por suicidios que muertes por accidente de tráfico,  pero afortunadamente en el mundo del deporte las depresiones o los suicidios representan una cifra ínfima, señala. 

Pablo del Río lleva 40 años trabajando con deportistas de alto nivel y asegura: “Casos de depresión donde haya sido necesario una farmacología o una ayuda complementaria se puede hablar del 1 %”. 

“Cuando hablan de suicidio en el deporte, se van hasta José Manuel Urtain de los años 70 o a Luis Ocaña, es decir,  tienen que echar manos de esos años para tener cinco o seis casos. Si esto se compara con la población normal son unas estadísticas que dan risa”. 

Y es que el ejercicio físico ayuda a reducir hasta el 50 % de los síntomas de depresión moderada.

deportistas élite depresión
El psicólogo Pablo del Río en la Villa Olímpica de los juegos de Río 2016. Foto cedida por Pablo del Rio

“Sólo con la práctica deportiva de 30 minutos de ejercicio aeróbico de 3 a 5 días a la semana se obtiene el 47 % de reducción de síntomas de depresión, tiene mejores resultados que los fármacos y la terapia”, expone este experto.

Si tuviéramos que describir a la sociedad actual con una palabras sería la inmediatez; para Pablo del Río, acostumbrarnos a respuestas tan rápidas ha generado una sociedad con baja tolerancia a la frustración.

Desde 1990 lo ve a diario en el centro de alto rendimiento de Madrid donde los deportistas son seleccionados en función de sus resultados: “Vienen de su provincia con una etiqueta: son ganadores, y no han aprendido a perder”. 

Pero cuando pasas de categoría pierdes más que ganas, y cuando no estás familiarizado con la derrota la tolerancia a la frustración es muy baja. 

Entrenamiento psicológico en deportistas de élite

La psicología del deporte es una ciencia, y lo que trata es enseñar al deportista a controlar sus emociones, sus conductas y sus pensamientos. ¿Cuando? Antes, durante y después, del entrenamiento y de la competición. En aquellos deportistas de élite que durante su carrera deportiva se ha incorporado el entrenamiento psicológico a su preparación el número de casos de depresión es prácticamente inexistente.

“Lo que es lamentable es que hoy, en pleno siglo XXI, haya clubes que se gasten millones en contratar a un deportista, pero que muchos de ellos no dispongan de unos servicios de psicología y que tenga que ser el deportista quien busque la ayuda externa”, señala el psicólogo. 

La depresión es una enfermedad con la que conviven más de 300 millones de personas  en el mundo y de la que se ha producido un paulatino incremento de más del 18 % entre los años  2005 y 2015, según datos oficiales de la OMS,

Para este psicologo de AEPSAD “es normal que un deportista busque ayuda porque los directivos de turno son auténticos profanos en la materia y el problema es que hay un desconocimiento importante desde los las instituciones” 

Dentro del mundo del deporte la enfermedad mental se asocia con una retirada del deportista, con una retirada por lesión, o por malos resultados, pero Pablo del Río recuerda que “no se necesitan motivos, que puede haber una causa que desencadene estas alteraciones del estado de ánimo, pero que muchas veces es la predisposición de la propia persona” 

A pesar de que estadísticamente los deportistas de élite no son un grupo de riesgo no debemos olvidar que estamos formados de la misma materia y que la depresión no diferencia ni por clase social, ni por sexo, ni por edad. 

Publicación de EFE texto de Elena Reinés