Distanciamiento social, vigilancia y sistemas de salud más fuertes son clave para controlar COVID-19

Compartir:

La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, dijo que mantener las medidas de distanciamiento social, mejorar la vigilancia y fortalecer los sistemas de salud son las tres claves para controlar la pandemia de COVID-19 en las Américas.

Tan solo la semana pasada se registraron 732 000 casos nuevos en todo el mundo, y de estos, más de 250 000 casos nuevos ocurrieron en países de América Latina, «un grave motivo de preocupación que debería servir como un llamado de atención para redoblar nuestros esfuerzos», dijo la doctora Etienne en una sesión informativa con la prensa. “La situación que enfrentamos es grave, pero siempre y cuando nuestro enfoque para derrotar al virus se base en la solidaridad, no debemos perder las esperanzas. Debemos trabajar juntos, compartir recursos y aplicar las estrategias comprobadas que hemos aprendido en el camino: esa es la salida».

Las Américas, “una región de enormes desigualdades”, se enfrentan simultáneamente a emergencias de salud, económicas y sociales, que deben abordarse en combinación para detener COVID-19, indicó. Estas desigualdades incluyen un número cada vez mayor de casos, economías en problemas y grupos vulnerables en mayor riesgo, como las poblaciones indígenas, migrantes y personas con enfermedades crónicas.

Somos una región de sistemas de salud pública débiles y sin fondos que lidian con mucho más que COVID-19. Estamos enfrentando la malaria, el sarampión, el dengue y muchas otras enfermedades. Esto significa que debemos tener una especial determinación y poder adaptarnos a las circunstancias únicas de nuestra región tan diversa. Y debemos recordar que no todos los países, ciudades y comunidades se ven afectados de la misma manera «.

Dr. Carissa F. Etienne

Las lecciones clave de la pandemia por ejemplo sobre el distanciamiento social implican “ser cuidadosos. No debemos suspender las medidas demasiado rápido o se corre el riesgo de que haya un resurgimiento de COVID-19 que podría arrasar con lo que hemos obtenida en los últimos meses. Se debe aplicar un enfoque geográfico en las medidas de restricción de movimiento y se las debe suspender en zonas específicas, según corresponda”, explicó Etienne. “El distanciamiento social retrasa la transmisión para que los servicios de salud puedan evaluar casos sospechosos, localizar los contactos y tratar y aislar pacientes».

Sobre la vigilancia, la Directora de la OPS señaló: “Si bien la capacidad de realizar pruebas no es perfecta, prácticamente todos los lugares de la región cuentan con datos suficientes para rastrear y monitorear dónde se está propagando el virus. Esto debe impulsar nuestra toma de decisiones. También nos ayudará a dirigir mejor las medidas de apoyo social que tanto se necesitan. Utilice los datos para adaptar su respuesta, proteger a las comunidades vulnerables y centrar sus esfuerzos donde los nuevos casos van en aumento. Los esfuerzos preventivos son más efectivos cuando son informados por la vigilancia «.

Los sistemas de salud se están expandiendo para satisfacer las demandas del creciente número de casos, aunque «muchos lugares están sobrecargados, operando al límite de su capacidad», dijo. “La OPS ha brindado apoyo y orientación adaptable, y ha trabajado junto con los países para preparar a sus sistemas de salud para un repentino del número de casos. Debemos involucrar a los hospitales privados y los mecanismos de seguridad social, y aprovechar las capacidades de todos los sectores y tener una determinación común para responder a esta pandemia «.

La respuesta a la pandemia depende de que los trabajadores de salud estén seguros y saludables, y los suministros de Equipo de Protección Personal (EPP) deben seguir fluyendo a medida que aumentan los casos, dijo Etienne. Los trabajadores de la salud «arriesgan sus vidas para salvar la nuestra, y necesitan nuestro apoyo ahora más que nunca».

«Tenemos una larga tradición de panamericanismo, la luz que nos guía desde la fundación de la OPS en 1902 y que nos ha ayudado a superar innumerables brotes epidémicos». Trabajando juntos, «los países son más fuertes en su respuesta si pueden aprender unos de otros, combinar recursos y experiencia, y aprovechar los últimos datos y nuestro apoyo constante», agregó Etienne

Fuente: OPS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *