Hace casi un año tuve la oportunidad de escuchar las palabras de un humano quien se negó a dejar a su árbol compañero ante los incendios.

Esta es la historia de Don Juan Bustos, quien al ver los muros de fuego rodear su chaco causados por los incendios forestales en la región Chiquitana decidió no abandonarlo. Todo por amor a su árbol favorito.