El Gobierno Autónomo Municipal y la Fundación Tzu Chi, de Taiwán, entregaron este martes, en el coliseo Los Lotes, raciones de alimentos a 650 familias de escasos recursos de nueve distritos de la ciudad, totalizando 22.200 kilos de raciones secas, a las que se agregan 1.300 litros de aceite comestible y 650 litros de alcohol rebajado al 70% para la desinfección.

Este aporte alimenticio de la entidad internacional llega una vez más para paliar la crisis en la que están inmersas las familias de menos recursos económicos provocada por la pandemia del coronavirus, pues muchas perdieron sus fuentes de empleo por la prolongada cuarentena.

Las 650 raciones contienen 10 paquetes de fideo tipo espagueti, 5 kilos de fideo corto, 10 kilos de arroz, 10 kilos de harina de trigo y 5 kilos de azúcar, además de 2 litros de aceite de comer y 1 litro de alcohol sanitizado.

Las familias beneficiadas provienen de los distritos 3, 4, 6, 7, 9, 10, 12, 13 y 14; mientras que las de los demás distritos, es decir, del 1, 2, 5, 8, 11 y 15, recibirán sus raciones el viernes.

El representante de la Fundación Tzu Chi en Bolivia, Jen Hsieh, pidió a los asistentes al coliseo del DM-12 que junten sus manos y hagan una reverencia, pues es el mejor saludo para darle las gracias por estas raciones a la maestra budista y fundadora de esta entidad, Cheng Yen, la cual verá las imágenes mediante un video.

Hsieh recordó que la pandemia del Covid-19 preocupó de sobremanera a su maestra, es por ello que aumentaron las ayudas, especialmente para los pobres.

“En la vida no sólo es mantener las dos palmas de la mano hacia arriba, como señal de recibir y para dar gracias; también debemos juntar las dos palmas hacia abajo, que significa entregar; eso es lo que estamos haciendo hoy, dar alimentos a estas 650 familias”, indicó Hsieh.

A su turno, la alcaldesa interina, Angélica Sosa, agradeció una vez más a la fundación taiwanesa por su apoyo en estos seis meses de pandemia en nuestro país, pues primero lo hizo con aparatos médicos y con más de 300.000 equipos de bioseguridad, que ayudaron a los médicos y al personal de salud para protegerse de la enfermedad en los hospitales; y ahora lo hace con alimentos no perecederos.

“Agradezco a la maestra Cheng Yen por este gesto de absoluto amor, una ayuda que irá a los hogares que más precisan. Como parte del equipo del mejor alcalde que ha tenido Bolivia, Percy Fernández, que me enseñó el trabajo y la planificación de obras para su pueblo, quiero expresarles que jamás vamos a abandonar a los vecinos. Como alcaldesa interina me tocó guiar a la ciudad en esta pandemia, por ello me comprometo a seguir luchando por cada uno de ustedes”, refirió la burgomaestre.

Asimismo, la autoridad edil pidió una vez más a los vecinos que no dejen de cuidarse ante el peligro del rebrote del Covid-19, tal como está sucediendo en algunos países de Europa.

“No dejemos de usar barbijos, aunque sea de tela, que igual nos protegen; también deben seguir desinfectándose las manos con alcohol rebajado al 70%, que hoy estamos entregando de 1 litro a cada familia, o bien en gel; y conservemos la distancia física, porque no hemos derrotado al virus”, agregó Sosa.

Fuente: Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra