El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó, que dos generadores garantizan la continuidad del servicio de energía eléctrica en el Centro Tecnológico de esa institución.

«Con este sistema, nosotros podemos garantizar la continuidad del servicio de energía eléctrica, así corten la misma energía de forma inmediata van a funcionar estos motores y van a asegurar la dotación de energía eléctrica todo el tiempo», aseguró el encargado de Infraestructura Eléctrica y Climatización del Centro Tecnológico de la institución, Marco Traverso.

El funcionario señaló que dichos equipos funcionan a diésel y generan energía que reemplaza a la proporcionada por la Distribuidora de Electricidad de La Paz (DELAPAZ).

La información se dio a conocer durante el recorrido que hicieron, por primera vez, este viernes varios periodistas, camarógrafos y fotógrafos de los medios de comunicación a las instalaciones del Centro Tecnológico del TSE.

Durante la visita, el personal del Órgano Electoral hizo un simulacro de un corte de electricidad en ese centro y ante esa situación se evidenció que los generadores alternos comenzaron a funcionar, lo que se constituye en una garantía para la continuidad del servicio.

En tanto, Traverso explicó que el Centro Tecnológico del Órgano Electoral cuenta con el Sistema de Alimentación Ininterumpida (SAI), que tiene baterías y otros elementos almacenadores de energía que proporcionan electricidad a las computadoras y a otros dispositivos en caso de cortes eléctricos.

«Tiene sus propias baterías y este sistema alimenta a todos los servidores que hay en el Tribunal Supremo Electoral, entonces no se corta la luz», afirmó el encargado.

La información se da a conocer luego de que en las elecciones nacionales, del 20 de octubre de 2019, el Órgano Electoral interrumpió, a las 20.00, la difusión de los resultados preliminares de la votación, sin ninguna explicación.

Ante esto, la misión de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) pidió al TSE que explique los motivos por los que se paralizó la transmisión de los datos preliminares de las elecciones generales de 2019.

Horas más tarde, la entonces presidenta del TSE, María Eugenia Choque, aseguró que suspendió la difusión de los resultados para evitar la confusión, por el inicio cómputo de actas de los tribunales departamentales. Empero, durante el proceso investigativo, la exautoridad argumentó que hubo un corte de energía eléctrica y de internet, que afectó el proceso.

No obstante, el 30 de octubre de 2019, el entonces vocal del TSE Idelfonso Mamani, descartó que la noche de la elección hubo un corte de energía y acusó a la empresa Neotec de incumplir el protocolo de comunicación y coordinación, que derivó en confusiones y en una presunta manipulación en los datos en los comicios.

De acuerdo con una auditoría realizada por la OEA tras las elecciones de 2019, se hallaron dos servidores ajenos al sistema electoral; es decir, que no eran monitoreados ni por los técnicos del TSE ni por la empresa auditora Ethikal Hacking.

Uno de ellos fue usado para el tráfico de datos a las estaciones de trabajo del sistema de Transmisión Rápida de Resultados Electorales Preliminares (TREP) y el otro recibía toda la información.

El informe indica que nadie reportó esa irregularidad, pese a que las anteriores autoridades del TSE sabían de su existencia.

En noviembre de 2019, la misión de observación de la OEA no pudo avalar los resultados de los comicios del 20 de octubre de 2019, luego que una auditoría realizada por ese organismo detectó varias irregularidades y la «manipulación dolosa» en la transmisión de esos resultados, que dieron la victoria en primera vuelta al expresidente Evo Morales.

Tras el reporte de esa misión internacional y aún siendo presidente, Morales convocó a nuevas elecciones, pero con otras autoridades electorales. Tras ese anuncio, el mandatario dejó el cargo y se fue del país.