El Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador ejecutará por primera vez una encuesta nacional enfocada a medir los hábitos de lectura de la población ecuatoriana, así como sus prácticas y consumos culturales.

Este pionero estudio se realizará a escala nacional dentro de los esfuerzos estos últimos tres años para consolidar la información sobre una sociedad y sector que requieren de estadísticas e indicadores, informó un comunicado del Ministerio este martes.

Los datos servirán como insumo para la construcción de políticas públicas que garanticen el ejercicio de los derechos culturales.

Ecuador es uno de los pocos países de la región que no cuenta aún con estudios de este tipo que indaguen y determinen los hábitos y consumos de la población, aseveró.

Su realización presentará algunos desafíos importantes, más aún por coincidir con la emergencia sanitaria de la COVID 19, que registra más de 141.000 casos de contagio en el país andino y 11.681 fallecidos entre confirmados y probables.

El Ministerio considera que la información periódica sobre los productos y servicios que derivan de prácticas culturales -como fiestas tradicionales, ferias, festivales artísticos y culturales, y de lectura, entre otras manifestaciones- es lo que le permitirá una adecuada y oportuna gestión del sector.

La construcción metodológica de la encuesta contó con la asistencia técnica del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), y la muestra seleccionada contempla 15.492 hogares distribuidos de forma proporcional entre 23 de las 24 provincias del país, con la única excepción de las Islas Galápagos, a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas.

Para recoger la información se considerará el método presencial y dos categorías de informantes: «directo» (personas de 15 años en adelante) y «calificado» (de 5 a 14 años).

El formulario consta de 6 módulos con 76 preguntas y el tiempo promedio requerido para completarlo es de una hora y media a dos.

El proyecto ha concluido las fases de planificación, diseño y construcción del sondeo, pero la recolección y el procesamiento de datos se encargará por concurso a una empresa o institución externa.

El Ministerio de Cultura y Patrimonio, junto con la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), han invitado a empresas encuestadoras, consultoras y universidades a participar en la licitación.