Ejercicio, un tratamiento eficaz para el sedentarismo en los niños.

Compartir:

Hay ciertos aspectos de la sociedad boliviana que son muy desalentadores y no estamos hablando de la delincuencia, pobreza, escándalos políticos o desempleo, sino de algo muy fundamental, personal, y costoso: la manera en que cuidamos nuestro cuerpo.
Nuestros malos hábitos, tales como fumar, comida poco saludable, y la inactividad física, contribuyen a la formación de dos asesinos: enfermedad cardiovascular y cáncer. Lo que es peor, nuestros niños están adquiriendo los hábitos de sus padres.

Los niños ahora están en menos forma física de lo que estaban una generación anterior, muestran señales tempranas de obesidad y colesterol elevado. Además muchos comienzan a fumar en la adolescencia.
Los niños pasan entre 15 y 20 horas semanales mirando televisión, eso sin contar el tiempo que pasan en los juegos de videos, celulares o computadoras. Los niños inactivos probablemente serán adultos inactivos. Una regla básica de la casa debería ser que los niños solo pueden usar dos horas por día o menos para ver televisión o en los juegos de video, celulares y computadoras.

Lo bueno es que nosotros podemos evitar algunas enfermedades de los adultos si enfocamos nuestros esfuerzos en promover hábitos de estilo de vida sanos en nuestros niños. Haciendo eso, no solo podemos dar el ejemplo, sino que nos forzamos a tener más cuidado con nuestra salud. 
El objetivo de hacer ejercicio en los niños es que no hay objetivo, el ejercicio en los jóvenes debe ser divertido en vez de ser un esfuerzo, relajante no estresante. Los niños pequeños solo deben hacer ejercicios que disfruten.
Hay que incentivar a los niños a participar en actividades físicas después del colegio, involucrarse en deportes de equipo organizados. El trabajo en equipo, liderazgo, participación estructurada y competición sana preparan a los niños para las presiones de la vida adulta.

Un niño o adolescente físicamente más activo tendrá huesos músculos y articulaciones más sanas, mejor imagen de sí mismo, padecerá menos enfermedades cardiovasculares y nosotros como sociedad, nos beneficiaremos de una generación más saludable.