Luego de vivir como mascota y morder a una niña mientras jugaba, un puma hembra ingresó ayer al Bioparque Vesty Pakos del municipio de La Paz, informó el director de Empresas, Entidades y Servicios Públicos, Martín Fabbri. El animal llegó desde Cochabamba.

“Recibimos con mucha alegría la llegada de un puma hembra de seis meses de edad; el equipo de veterinarios, nutriólogos y biólogos le realizarán estudios para ver su situación y lo alimentaremos adecuadamente porque comía alimento de perro y sobras de comida casera”, detalló el servidor público.

El responsable de la Unidad de Monitoreo y Control de Tráfico de Vida Silvestre de la Gobernación de Cochabamba, Michael León Chavarría, contó que se conoció del caso el 17 de septiembre cuando denunciaron que el felino mordió a una menor en la zona de Santa Fe del municipio de Puerto Villarroel. Al día siguiente, rescataron al animal y lo llevaron al refugio temporal de Chimboco.

Comentó que se lo encontró en “condiciones deplorables”. “Acá recibirá los cuidados necesario y estará con un equipo de profesionales”, remarcó Chavarría, mientras acomodaba la caja de madera de metro y medio en que transportaron al puma.

Fabbri explicó que el felino estará un par de meses en cuarentena y luego se lo trasladará a un espacio más grande junto a otros animales de su especie. “La intención del Bioparque es albergar animales que no pueden ser reinsertados a su hábitat porque liberarlos sería condenarlos a su muerte, hacemos un trabajo responsable para mantenerlos sanos y fuertes y que la gente puede venir a aprender de ellos, porque no son un espectáculo”, aclaró la autoridad municipal.

Recordó que el 28 de agosto, después de recuperarse durante 53 días en el Bioparque Municipal Vesty Pakos, un puma encontrado dentro la cocina de un domicilio en Achumani, al sur del municipio de La Paz, fue liberado en su hábitat.

Fuente: Agencia Municipal de Noticias