Lleva el color de la economía naranja, esa enfocada a la generación de actividades culturales y creativas, y que escogió ese color porque está asociado a la felicidad. Es el billete de 20 bolivianos de la nueva familia que surgió en el Estado Plurinacional de Bolivia, que conserva el color naranja de los billetes anteriores de esta denominación, para no generar confusión en la población.

Desde mediados de mayo ostenta el título de “bonito” al ocupar el décimo puesto en un ranking elaborado por una organización educativa sin fines de lucro cuya finalidad es la de estimular y promover el estudio y el conocimiento de los billetes y monedas de todo el mundo.

A menos de un año de su puesta en circulación en el mercado boliviano, el 3 de julio de 2018, el billete de 20 bolivianos ha puesto a Bolivia en un “top ten”, ya que fue elegido como uno de los diez más bonitos del mundo en una oportunidad que lo puso a competir junto a otros 150 ejemplares de papel moneda producidos el año pasado.

De acuerdo al reporte de la Sociedad Internacional de Billetes Bancarios (IBNS), que elige las mejores piezas de cada gestión, sólo el 10 % de las producidas el año pasado reunía las suficientes características de diseño como para formar parte de este ranking que se elabora desde hace 15 años. La organización tiene 2.000 miembros en más de 90 países que postulan sus billetes, sin embargo, la nominación surge de alguno de los miembros de la IBNS, en el caso de Bolivia la sugerencia la hizo Roland Rollins (miembro 9555)

El corte de Bs 20 fue nominado para ser elegido “Billete del Año 2018 y el jurado consideró criterios para la nominación como mérito artístico, buen uso del color, contraste y equilibrio general, además de la incorporación de características de seguridad modernas, tomando en cuenta la autoridad emisora y el valor del billete, por lo que el billete fue seleccionado tanto por su belleza artística como por sus características de seguridad.

El ganador de la competencia fue el billete de 10 dólares de Canadá y por primera vez en la historia el jurado decidió incluir en las listas a cuatro países latinoamericanos: México, Argentina, Venezuela y Bolivia, que obtuvo el puesto número 10.

El billete elaborado en papel 100% algodón y en tamaño (14 cm x 7 cm) fue impreso en Oberthur Fiduciaire SAS, una de las imprentas de seguridad más importantes del mundo y con una cartera de clientes en más de 70 países, y que se adjudicó el diseño y la impresión de los nuevos billetes de Bolivia a través de un proceso de Licitación Pública Internacional. La empresa, fundada en 1842, tiene tres plantas de producción en Europa con capacidad para la elaboración de 5 mil millones de billetes de banco por año, sumando en todas sus imprentas alrededor de 1000 empleados.

El Banco Central de Bolivia fue el cliente que encargó el billete naranja, el cual incorpora las imágenes de Genoveva Ríos, la niña de 14 años que rescató la bandera boliviana que flameaba en Antofagasta el 14 de febrero de 1879, de acuerdo a la crónica publicada el 28 de febrero de 1879 en El Comercio de La Paz.

Junto a ella se aprecia la imagen de Tomás Katari, líder originario que encabezó una de las primeras rebeliones indígenas en el Norte de Potosí; y Pedro Ignacio Muiba, indígena mojeño-trinitario quien dirigió la insurrección contra sus opresores en 1810.

También incluye una gráfica de un sitio patrimonial como es el Fuerte de Samaypata; un paisaje natural del norte del país, la Laguna Bay; y la flora y la fauna representadas en un árbol de Toborochi y el Caimán Negro, respectivamente. Los personajes incluidos responden a la temática: Indígenas o mestizos que aportaron en la lucha libertaria o que protagonizaron actos heroicos o lideraron rebeliones indígenas. Definida la inserción de 3 personajes por cada denominación, la selección se realizó tomando en cuenta consideraciones de representatividad de género y regional.

El diseño que fue realizado por personal de Oberthur Fiduciaire SAS (OFS). El BCB entregó les entregó las imágenes que se colocaron para cada denominación y participó activamente en todas las fases del diseño, hasta que el mismo fue aprobado por el Directorio del BCB. 

El contrato entre el BCB y OFS incluye en su alcance el trabajo de diseño de la Primera Familia de Billetes del Estado Plurinacional de Bolivia.

Entre las medidas de seguridad, ampliamente difundidas entre la población, destacan la marca de agua que a contraluz permite ver la imagen de Genoveva Ríos, una bandera formada por puntos y el número 20. El valor del corte está impreso en tonos naranja, amarillo y azul.

Otra medida de seguridad de este nuevo billete es el motivo coincidente ubicado en la parte inferior izquierda del anverso y derecha del reverso, que visto a contraluz completa exactamente el número 20 entre el color naranja y azul, además del hilo de seguridad, la impresión continua, y la imagen latente.

El billete de Bs 20 incluye dos bloques de seis líneas cortas diagonales en alto relieve, cada corte de los nuevos billetes tiene un patrón diferente de pequeñas líneas diagonales. situados en los bordes izquierdo y derecho del anverso billete, que se complementan con las tres barras horizontales en alto relieve situadas en la parte superior izquierda y que son utilizadas por la población con problemas visuales para identificar el valor del billete. Cada denominación de los nuevos billetes tiene un patrón distinto de líneas y barras en alto relieve.

Entre las medidas de seguridad más importantes del billete ganador, se encuentra la imagen del Caimán Negro, que cambia de color e incorpora movimiento, al haber sido impresa con una tinta especial de última tecnología en el reverso. Al inclinar el billete de izquierda a derecha, se observa una barra vertical que se mueve a lo largo del cuerpo del animal y que cambia de color de oro a verde. Además, este billete presenta un hilo de seguridad que incluye la imagen de Genoveva Ríos y el valor del billete, cambia de color de naranja a verde al inclinar el billete, y presenta fluorescencia con los colores de la bandera de Bolivia, rojo, amarillo y verde.

En los últimos años la mayoría de los países de la región presentaron nuevas familias de billetes y lo han hecho después de 16 años en promedio.

Argentina, emitió nuevos billetes después de 24 años, Perú después de 18, Brasil a los 16 años, República Dominicana a los 14 años y Colombia después de 10 años. 

Publicada en Forbes Bolivia