El crimen cayó de forma drástica en Sudáfrica durante el confinamiento

Compartir:

La criminalidad, uno de los problemas más graves de Sudáfrica, cayó drásticamente durante la etapa de confinamiento duro en este paísl y delitos como el asesinato, el robo o las violaciones bajaron alrededor de un 40 %, si bien hubo casi 300.000 arrestos por incumplir las nuevas normas.

Según informó hoy en rueda de prensa el ministro surafricano de Seguridad, Bheki Cele, entre el comienzo de abril y el final de junio pasados, Sudáfrica registró un 35,8 % menos de asesinatos (3.466 frente a los 5.398 del mismo periodo el año pasado), un 28,2 % menos de agresiones comunes y un 49,8 % menos de robos. También hubo un 40,4 % menos de violaciones y un 35,9 % menos de agresiones con fines sexuales.

Bheki convocó a la prensa para dar a conocer las primeras estadísticas trimestrales del ejercicio 2020-2021, periodo que coincidía con el grueso del confinamiento duro impuesto en Sudáfrica para combatir la pandemia de COVID-19 (desde finales de marzo hasta comienzos de junio) y el primer mes de cierta reapertura de la economía.

En ese contexto, el ministro explicó que en ese periodo la Policía efectuó 298.252 arrestos relacionados con violaciones de las normas de confinamiento, tales como venta de alcohol (prohibido en Sudáfrica durante el confinamiento), reuniones ilegales o intento de cruce de fronteras.

«La no disponibilidad de alcohol ha jugado un papel. Es evidente en el decrecimiento de los casos de crímenes de contacto, que se han desplomado un 37,4 %», declaró Cele.

Entre los arrestos por incumplimiento del confinamiento, 163 fueron contra policías, 181.579 se resolvieron con una simple advertencia en los tribunales y 28.337 acabaron en condenas.

El ministro sudafricano también destacó en su discurso que en el periodo estudiado cayeron los crímenes contra mujeres y niños, si bien reconoció que las «circunstancias que llevaron al decrecimiento de los números están distorsionadas».

«Los bajos números de abuso doméstico y crímenes sexuales registrados podrían haber sido debido a que algunas mujeres no podían escapar de sus abusadores y no podían denunciar los crímenes cometidos contra ellas», precisó el ministro.

Durante el confinamiento, la Policía sudafricana realizó un gran despliegue que, según Cele, ha causado un «alto coste» en forma de exposición al coronavirus.

«A pesar de nuestros mejores esfuerzos para mantener el virus a raya llevando equipamiento de protección, desinfectando nuestras manos, vehículos y puestos de trabajo y manteniendo la distancia social al imponer la ley; más de 14.000 de nuestros miembros dieron positivo por COVID-19. La mayoría de esas infecciones ocurrieron cuando los agentes estaban en la primera línea», dijo Cele.

Los contagios entre las fuerzas de seguridad causaron en total 163 muertes.

Sudáfrica es el quinto país del mundo más afectado por la pandemia de COVID-19 y ha registrado, hasta la fecha, 572.865 casos y 11.270 muertes.

Deja un comentario