22 septiembre, 2020

El impacto de la COVID-19 y la pandemia global sobre la investigación de la enfermedad de Alzheimer, el cuidado a largo plazo y el cerebro

Compartir:

La COVID-19 y la pandemia global han provocado trastornos significativos en todos los aspectos de la vida, entre ellos la investigación clínica de la enfermedad de Alzheimer en todo el mundo. El impacto de la COVID, la cuarentena, y el miedo y el aislamiento resultantes están causando problemas, pero también están impulsando una innovación sin igual. No obstante, la urgencia de lograr avances científicos en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia es tan grande que debemos estudiar cómo podemos reanudar, continuar e incluso acelerar la investigación clínica de manera segura. El panorama en que nos encontramos nos permite establecer formas creativas e innovadoras de impulsar algunos estudios de manera segura.

Un fructífero debate en la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association International Conference®) (AAIC®) 2020 contó con la participación de expertos de la Asociación del Alzheimer, el Colegio de Medicina de la Universidad de Kentucky, el Centro Médico de la Universidad Rush y el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, quienes conversaron sobre sus experiencias profesionales y puntos de vista sobre los siguientes temas provocadores y cambiantes:

  • El impacto de la pandemia sobre los estudios investigativos de la enfermedad de Alzheimer.
  • Los que sabemos acerca del impacto del coronavirus sobre el cerebro y la cognición.
  • Los devastadores efectos sobre las personas enfermas de demencia en los centros de cuidado residenciales, y las recomendaciones de política sobre el cuidado a largo plazo de la Asociación del Alzheimer.
  • Las disparidades en materia de salud que la pandemia pone de relieve y que también afectan significativamente a las personas con demencia y a sus familias.

Se realizó un anuncio de la Asociación del Alzheimer sobre un nuevo estudio de investigación para dar seguimiento a escala mundial y comprender el impacto a largo plazo sobre el cerebro por la exposición al nuevo coronavirus.

«La Asociación del Alzheimer se enorgullece de anunciar el inicio de un nuevo estudio de investigación internacional para dar seguimiento a escala mundial y comprender el impacto a largo plazo sobre el cerebro por la exposición al nuevo coronavirus, por ejemplo sobre la cognición, el comportamiento y la función», declaró María C. Carrillo, titular de doctorado y directora de Ciencia de la Asociación del Alzheimer. «Científicos de más de 30 países están deseosos de participar, y la Organización Mundial de la Salud prestará asistencia técnica conforme impulsamos esta importante colaboración. Para dotar de una sólida base a esta investigación, estaremos en sintonía con estudios en marcha —como el Estudio del Corazón de Framingham— y con clínicos de todas partes del mundo, sobre la medición y recolección de los datos. Para comprender mejor el impacto del virus sobre el cerebro, tomaremos en cuenta las colaboraciones entre distintos estudios».

Citas adicionales de María C. Carrillo, titular de doctorado y directora de Ciencia de la Asociación del Alzheimer 

«Es muy probable que la demencia no aumente el riesgo de contraer la COVID-19, igual que la demencia no aumenta el riesgo de contraer la gripe. Sin embargo, los comportamientos relacionados con la demencia, la dificultad para seguir los protocoles de seguridad, la avanzada edad y los problemas de salud comunes que con frecuencia acompañan la demencia pueden aumentar el riesgo».

«Una gama de factores conductuales, sociales, biológicos y ambientales influyen sobre la situación sanitaria. Los siguientes factores determinantes están acrecentando el impacto de la crisis de la COVID-19:

  • La falta de acceso a vivienda estable, al transporte y a recursos para fortalecer la salud pueden dificultar que se sigan las precauciones necesarias para prevenir el contagio con la COVID-19 y obtener tratamiento al enfermarse.
  • Determinados trabajos, al igual que las políticas de los entornos laborales, pueden influir sobre el riesgo de contraer la COVID-19. Podría ser más probable que los trabajadores sin licencia pagada siguieran trabajando cuando estén enfermos. Ello puede incrementar la exposición a la COVID-19 o exponer a otros al contagio con el virus.
  • La falta de acceso al seguro y a atención médica asequible».

«La pandemia de la COVID-19 sigue creando desafíos adicionales para las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, para sus familias y para sus cuidadores. Las instalaciones de cuidado a largo plazo se ven particularmente afectadas. Según algunos cálculos, más de 59.000 residentes y trabajadores han fallecido por el coronavirus en hogares de ancianos y otras comunidades de cuidado a largo plazo. La Asociación del Alzheimer insta a los responsables de formular políticas en el ámbito estatal y federal a implementar nuevas soluciones de política que aborden los problemas inmediatos y a largo plazo que afectan los centros de cuidado durante la pandemia de la COVID-19».

El impacto de la COVID-19 y la pandemia global sobre la investigación de la enfermedad de Alzheimer, el cuidado a largo plazo y el cerebro: un panel de la AAIC 2020 dirigido a periodistas, sobre la COVID-19, la pandemia global y su impacto sobre la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. El evento contó con la participación de:

  • María C. Carrillo, titular de doctorado, directora de Ciencia de la Asociación del Alzheimer.
  • Gregory A. Jicha, doctor en Medicina y titular de doctorado, Colegio de Medicina de la Universidad de Kentucky. Director de la Unidad de Estudios Clínicos del Centro sobre la Enfermedad de Alzheimer; director asociado y director de núcleo clínico del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Kentucky.
  • Neelum T. Aggarwal, doctora en Medicina, neuróloga sénior, Núcleo Clínico del Centro sobre la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad Rush; directora de investigación del Centro Rush del Corazón para la Mujer del Centro Médico de la Universidad Rush.
  • Beth Kallmyer, magíster en Trabajo Social, vicepresidenta de Cuidado y Asistencia de la Asociación del Alzheimer.
  • Gabriel A. de Erausquin, doctor en Medicina, titular de doctorado, magíster en Ciencia, Facultad de Medicina Long del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio. Distinguido profesor Fundación Zachry de Neurología, Instituto Glenn Biggs sobre el Alzheimer y los Trastornos Neurodegenerativos.

Enlaces a recursos relacionados con la COVID-19 de la Asociación del Alzheimer

FUENTE: Alzheimer’s Association

Deja un comentario