Santa Cruz será el primer departamento que parará contra la habilitación del presidente Evo Morales y en demanda de la renuncia de todos los vocales electorales.

La medida será de 24 horas y la fecha aprobada por la Asamblea de la Cruceñidad es la del martes 9 de julio.

La institución también autorizó al presidente de los cívicos llevar a una reunión nacional la propuesta de paros escalonados en las otras ocho regiones de Bolivia. La resolución, aprobada por varios grupos institucionales, establece que Santa Cruz empezará la medida de presión el martes 9 de julio y luego deben seguir cada uno de los departamentos en las siguientes semanas, hasta lograr la renuncia de los vocales del TSE

Si no se avanza, habrá una concentración ciudadana simultánea en todo el país para considerar otras medidas.

“Esta es una Asamblea de decisiones, no de discursos”, dijo el presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, en el inicio de su mensaje a los cívicos
 

Este será el primer paro cívico del año, después de que en 2018 se acataron otros dos con similar demanda de respeto al voto del 21 de febrero de 2016, que se opuso a la reforma constitucional para habilitar la candidatura de Evo Morales.

El año pasado la medida no consiguió frenar las candidaturas del presidente y la del vicepresidente.

Los vocales electorales no aceptan la exigencia de una renuncia de todos al Tribunal.

Los cívicos adelantaron que al final de todos los paros habrá una gran concentración en la que se decidirá lo que viene si no hay éxito.

Publicada en Forbes Bolivia