El precio de la manipulación en redes sociales: 25.750 «Me Gusta» por 320 dólares

Compartir:

El Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN insta a establecer nuevas medidas que garanticen el control de los compromisos comprados, como la supervisión independiente de terceros o el incremento de la transparencia de estas plataformas, así como la regulación para el mercado de la manipulación de las redes sociales.

Las cifras de seguidores y «Me Gusta» en redes sociales se han convertido en un tema controvertido, sobre todo por el impacto que puede tener entre los usuarios de estas plataformas, si bien existen servicios que ayudan a modificar los datos y que por un pago de unos 320 dólares aproximadamente, pueden conseguir 25.750 «Me Gusta».

Una investigación del Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN, en relación a la influencia que ejerce la manipulación en plataformas como Twitter o Facebook, ha revelado el impacto que tiene la compra de compromiso falso.

La organización ha analizado «la capacidad» que tienen las empresas responsables de las redes sociales de «identificar y eliminar la manipulación», como recoge el informe.

Para ello, desde la organización realizaron el experimento de comprar la atención de los seguidores en 105 publicaciones de las plataformas Facebook, Instagram, YouTube y Twitter. Usaron los servicios de once proveedores de Rusia y cinco de Europa.

Por «solo» 300 euros (320 dólares) consiguieron 3.530 comentarios, 25.750 «Me Gusta», 20.000 visualizaciones y 5.100 seguidores. Con esta investigación, explican en el informe, fueron capaces de identificar 18.739 cuentas «usadas para manipular» las redes sociales.

El informe, asimismo, pone en entredicho la capacidad de las compañías de identificar y eliminar la manipulación. Así, recoge que cuatro semanas después «cuatro de cada cinco compromisos no auténticos comprados estaban todavía en línea».

Más aún, tras denunciar este tipo de mal uso en la plataforma, tres semanas después de este hecho el 95 por ciento de las cuentas denunciadas estaban activas.

Este falso compromiso comprado se identificó en 721 páginas de contenido político y 52 páginas pertenecientes a gobiernos, entre las que se encuentran las cuentas oficiales de dos presidentes e incluso la página de un grupo político europeo.

No obstante, y si bien la organización ha identificado manipulación política en las redes sociales monitorizadas, señala que el 90 por ciento de los compromisos comprados se correspondían con fines comerciales.

Siguiendo estos resultados, la organización insta a establecer nuevas medidas que garanticen el control de los compromisos comprados, como la supervisión independiente de terceros o el incremento de la transparencia de estas plataformas, así como la regulación para el mercado de la manipulación de las redes sociales.

Publicada en Diario de Las Américas