24 de septiembre de 2020

El regreso a las aulas, otro dilema en América ante la COVID

Compartir:

Abrir o no, este es el dilema que divide a América en cuanto a la ejecución de las clases y reapertura de aulas, en medio del temor y creciente aumento del coronavirus que ya en el continente llega a los casi 10 millones de casos y 365.000 muertos.

En el informe publicado por Naciones Unidas el pasado lunes, el organismo señalaba que la pandemia ha causado «la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación», obligando a que colegios, institutos y universidades de más de 160 países tengan cierres prolongados afectando a más de 1.000 millones de estudiantes.

Varios organismos han hecho llamados a los Gobiernos como el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el irlandés Mike Ryan, quien advirtió que reabrir las escuelas en aquellos países donde la transmisión del coronavirus aún es alta «sólo empeorará la situación».

Y mientras aumentan las dudas en muchas naciones sobre la viabilidad de reiniciar el curso escolar, en América las políticas y medidas que han implementado los Gobiernos buscan que sus jóvenes accedan a sus clases de manera virtual o semipresencial.

AMÉRICA: CASI 10 MILLONES DE CASOS Y 365.000 MUERTOS

Este miércoles la situación global del coronavirus llegó a las 18.643.7633 personas infectadas con 703.127 decesos a nivel global, según el registro de la Universidad John Hopkins.

América ya llega a casi a 10 millones de casos y 365.000 muertos por COVID. De ese total, Latinoamérica, que tiene activadas todas las alarmas ante los récords y picos junto a la crisis hospitalaria, reporta mas de 5,1 millones de infectados y 206.000 muertos.

Estados Unidos continúa como el número uno en contagios con casi 4,8 millones y 157.186 fallecidos, de segundo Brasil con 2.801.291 infectados y 95.819 muertes, seguido de México que se aproxima a los 450.000 casos y 48.869 defunciones.

En la escala de países afectados en América, Perú ocupa el cuarto lugar con 439.890 positivos por COVID y 20.007 óbitos, Chile, quinto, 364.723 infecciones y 9.792 decesos; y Colombia sexto al registrar 334.979 contagios y 11.315 muertes.

TRUMP: EL CORONAVIRUS «DESAPARECERÁ»

Con está contundente frase, el presidente de EE.UU., Donald Trump, busca que las escuelas reabran pues asegura que los niños son «inmunes» al coronavirus como afirman algunos médicos, según el mandatario.

«Mi opinión es que las escuelas deberían abrir: esto desaparecerá, como las cosas desaparecen», aseguró Trump en una entrevista en el programa televisivo «Fox & Friends», en la que dijo que el virus ha afectado a una «porción relativamente pequeña» del país.

En el país hay 14.000 distritos escolares y la decisión de volver a las aulas de manera presencial la toman en última instancia dichos distritos, repartidos a lo largo y ancho de la geografía estadounidense.

En el caso de las Escuelas Públicas de Chicago, el tercer sistema educativo más grande del país, comenzarán el próximo año escolar con un aprendizaje totalmente en línea para todos los estudiantes debido a la pandemia de coronavirus, anunció el distrito este miércoles.

Las más de 34.000 escuelas privadas decidirán caso por caso su hipotético regreso a los colegios.

EL GIGANTE SURAMERICANO ANTE EL DILEMA

Brasil ve como la pandemia avanza mientras se debate entre si sus estudiantes regresan a las aulas o siguen de manera virtual, en medio del recelo de padres y profesores, ante una situación que no amaina y que está próxima a dejar 100.000 víctimas.

La polémica está servida luego de que algunos estados, como Maranhao (noreste)y Río de Janeiro (sureste), autorizaran el regreso presencial a clases de las escuelas privadas, una medida criticada por el sector docente y las propias familias al considerar que es prematura la reapertura de los colegios.

Aunque el alcalde de Río, Marcelo Crivella, un pastor evangélico que busca reelección, autorizó el retorno gradual de las clases presenciales en colegios privados desde el lunes, la mayoría permanecen cerrados pues los profesores se mantienen en «huelga por la vida» y sólo dan clases virtuales.

De acuerdo con el Mapa de Actividades Educativas en Brasil, que publica diariamente la Federación Nacional de Escuelas Privadas (Fenep), otras diez regiones del país tienen previsto reiniciar clases entre mediados de agosto y septiembre y 14 más todavía no han definido fecha.

SALVAR EL AÑO LECTIVO

Los altos registros de la COVID ponen sobre la mesa la grave y seria situación que atraviesan los sistemas educativos para impartir las clases, frente a un panorama en el que la ONU destaca que a pesar de la educación a distancia con clases por radio, televisión y en línea, hay muchos alumnos que se quedan atrás.

México busca salvar el año lectivo de unos 30 millones de estudiantes con un programa novedoso de clases a distancia que combina aprendizaje y bienestar, tras cerrar el pasado 20 de marzo cerca de 250.000 escuelas públicas y privadas de nivel básico, 18.000 de medio superior y 4.000 universidades.

El plan del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comenzará el 24 de agosto con clases emitidas por televisión hasta que la pandemia permita el regreso físico a clases.

Así, los alumnos mexicanos regresarán a las aulas cuando las autoridades sanitarias decreten el «semáforo verde», es decir, un riesgo bajo de contagios.

CLAUSURAS EN BOLIVIA

Ni presenciales, ni virtuales. El Gobierno interino de Bolivia decidió clausurar el pasado 3 de agosto el año escolar a causa de la COVID-19, que en el país ya suma 3.320 fallecidos con 83.361 casos de la enfermedad.

La ciudad de Santa Cruz ha sido la mas golpeada por el virus y la razón de cerrar el año se debe a la intención de defender «la vida, la salud y la integridad de estudiantes, docentes y padres de familia y de la sociedad en su conjunto», mencionó el ministro interino de la Presidencia, Yerko Núñez.

Otra de las dificultades en la virtualidad de la educación radica en que «la gran mayoría en el área rural no cuenta con internet», además de que la fibra óptica «lamentablemente solo llega a las ciudades», explicó Núñez.

Con esta determinación los estudiantes pasan inmediatamente al siguiente año para cursar mientras que el Estado seguirá pagando el salario de los maestros por los meses que restan del año.

ABANDONO DE LA ESCOLARIDAD

La Unesco teme que 24 millones de alumnos de todos los niveles en el mundo abandonen la escolaridad a causa de los cierres inducidos por la crisis del coronavirus y pide que se mantenga la continuidad en el aprendizaje, sobre todo para los más vulnerables.

En ese sentido, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su estudio «La educación en tiempos de coronavirus» señaló que «el cierre prolongado de los centros educativos tendrá repercusiones negativas sobre los aprendizajes alcanzados, la escolarización a tiempo, la deserción y la promoción».

Una situación que afectará a los estudiantes pobres, de clase media vulnerable, como también a los alumnos indígenas, migrantes y con necesidades especiales.

Para el BID, la deserción también va acompañada de los impactos de una caída de ingresos en la asistencia escolar, pues «una crisis prolongada provocaría la disminución de la matrícula estudiantil en el sector público, especialmente en ciertos grupos poblacionales así como en la educación privada en los centros urbanos».

Deja un comentario