El Reino Unido ha registrado en las últimas horas al menos 12.872 contagios y 49 muertes de la COVID-19, con lo que el número total de casos de la enfermedad llegan a 480.017 desde el comienzo de la pandemia, según datos divulgados este domingo por el Gobierno.

El conteo del alto número de contagios, registrado en un periodo de 24 horas hasta la mañana de ayer sábado, responden a problemas técnicos que han provocado un retraso en recopilar y divulgar las cifras.

Debido al problema técnico, que ha sido resuelto, según las autoridades, las cifras de contagios que se publiquen en los próximos días serán más altas pues habrá que añadir otros registrados entre el 24 de septiembre y el 1 de octubre pasado.

Con los 49 nuevos muertos, el número de fallecidos tras contraer COVID-19 asciende a 42.317 desde el comienzo de la pandemia.

El fuerte salto de contagios ayer contratan con los contabilizados en días previos, entre 6.914 y 7.108.

El Gobierno británico anunció el jueves medidas restrictivas en Liverpool y otras áreas del norte de Inglaterra, como la prohibición de reuniones entre personas que viven en distintos hogares, para contener el fuerte ascenso de contagios de la COVID-19.

El Gobierno dispuso que estos contactos serán ilegales en lugares cerrados -como «pubs», bares y restaurantes-, en el área de Liverpool, Warrington, Hartlepool y Middlesbrough (norte inglés).

Además, el Gobierno impuso recientemente nuevas medidas en Inglaterra, como la prohibición de reuniones con más de seis personas y el cierre de bares y restaurantes a partir de las 10 de la noche, para frenar el avance de la segunda ola de la COVID-19, que está afectando particularmente el noroeste y noreste inglés.