Juntos los empresarios del Paraguay y Bolivia, trabajando en forma coordinada y mancomunada pueden buscar, por ejemplo, señala Kempff, equilibrar la balanza comercial con China, país que en este momento es el principal exportador hacia los dos países.

 (Agencia de Noticias para el Desarrollo, AND).- En el marco de la diplomacia empresarial –impulsada por la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia (CNC)- empresarios privados de Bolivia y Paraguay firmaron seis acuerdos en temas que son de mutuo interés y beneficio, informó Rolando Kempff Bacigalupo, presidente de la CNC.

La CNC tuvo una activa participación en la reunión bilateral boliviano-paraguaya, que se desarrolló en el país la segunda semana de este mes. En la oportunidad, la delegación oficial del vecino país estuvo acompañada por casi medio centenar de empresarios privados, quienes mantuvieron una serie de reuniones con sus pares bolivianos.
Los compromisos empresariales son el memorándum de entendimiento suscrito entre la Confederación de Ganaderos de Bolivia y la Asociación Rural del Paraguay; y los convenios de cooperación entre el Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay y los exportadores de Santa Cruz; Cámara Paraguaya de Terminales y Puertos Privados y la Cámara de Exportadores de Santa Cruz; la Cámara Nacional de Comercio con la Unión Industrial Paraguaya y la Cámara Paraguaya de Exportadores; y la Cámara Binacional de Comercio e Industria Boliviano Paraguaya con la Unión Industrial Paraguaya.
La CNC “ve con satisfacción el trabajo de los gobiernos de ambos países, en aras de una mayor integración binacional, profundizando las relaciones comerciales, buscando conformar un régimen especial que lleve hacia una integración productiva más efectiva”.
Si bien la dinámica que caracteriza a la actividad comercial puede llevar al cierre de algunos mercados, también conduce hacia la apertura de otros para la participación de aquellos que buscan desarrollar e incrementar sus actividades, señala Kempff.
Juntos los empresarios del Paraguay y Bolivia, trabajando en forma coordinada y mancomunada pueden buscar, por ejemplo, equilibrar la balanza comercial con China, país que en este momento es el principal exportador hacia los dos países.
Entre las muchas actividades que beneficien a los dos países, por ejemplo, señala el presidente de la CNC, Bolivia puede ofrecer al Paraguay la construcción de un gasoducto y proveerles gas, hierro para la siderurgia, insumos para las construcciones, capital humano, alimentos y una variedad amplia de servicios, todos ellos de suma importancia para el desarrollo del país vecino.
Las oportunidades que tienen los empresarios bolivianos y paraguayos son amplias. Como Cámara Nacional de Comercio de Bolivia, “proponemos un gran desafío: crear empresas binacionales con cadenas de valor, que nos permita competir en mejores condiciones en los mercados internacionales. Los empresarios debemos estar a la altura de los nuevos desafíos con el propósito de alcanzar nuestro máximo potencial”.
Es necesario remarcar que el Estado debe permitir y fomentar que los empresarios privados del país asuman los riesgos de la inversión en sectores en los que ahora está el Gobierno, agrega.
Todos estos temas deben ser analizados cuidadosamente en negociaciones entre gobierno y privados, considera Kempff.
Los empresarios -en especial la Cámara Nacional de Comercio- plantean al gobierno “diálogo con el propósito de sugerir modificaciones el modelo económico para hacer más atractiva a Bolivia para las inversiones del sector privado nacional y extranjero, en un clima de negocios adecuado”.
Bolivia al igual que Paraguay, señala, están situados en el corazón de Sudamérica, “ambos somos el hertland de nuestro continente. Y, por esto podemos y debemos gravitar hacia el Atlántico y el Pacífico”.
Afortunadamente, las autoridades gubernamentales bolivianas se sumaron a la idea de impulsar todo lo relacionado con la hidrovía de la Cuenca del Plata, que con sus más de 3.200 km navegables por los ríos Paraguay, Paraná y De La Plata, nos brindan la oportunidad de salir al Océano Atlántico en condiciones adecuadas de transporte fluvial, agrega el empresario.
Bolivia sale al río Paraguay a través de 3 puertos: Jennifer, Gravetal y Central Aguirre, pero debe pasar por Corumbá. El objetivo es llegar al río Paraguay con soberanía a través del corredor Man Cesped donde se tiene 48 km navegables.
Paraguay tiene varios puertos en estos ríos, con un importante desarrollo tecnológico y logístico, que puede ayudar a Bolivia en su transporte hacia el Atlántico.
Bolivia cuenta con zonas francas libres otorgadas por Paraguay en Puerto Villeta, Puerto Rosario en la Argentina y Nueva Palmira en Uruguay.
Y, Paraguay puede llegar a puertos del Pacífico a través de los corredores bioceánicos y multimodales que tiene Bolivia.
El potencial de ambos países es claro, “se tienen energías que permitirán el desarrollo logístico para las importaciones y exportaciones, para mover carga a precios competitivos generando empleo y desarrollo para ambos países”.
Por eso, “nos complace de sobremanera que el sector privado sea un actor relevante en este proceso de integración, porque apostamos por vínculos productivos, que fortalecen el comercio y la integración en las relaciones a largo plazo”.
Nuestros países están creciendo a un ritmo superior al 4%, somos las economías más dinámicas de la región, buscamos atraer inversiones, estamos vinculados a todos los mercados de Sudamérica, la CAN, Acuerdo de Cartagena, Mercosur, Comunidad Económica Europea, también al Pacífico y Atlántico, por eso, en conjunto, podemos pensar en mercados más amplios, remarca el presidente de la CNC.
/Agencia de Noticias para el Desarrollo/