Aproximadamente 400 bomberos del Ejército, Policía, Alcaldía, Gobernación y voluntarios, que trabajan para sofocar los incendios, recibirán alimentos para las ollas comunes y fortalecer el trabajo de campo que realizan en la chiquitania. Tatiana Añez, directora del COED, informó que dos toneladas de alimentos partió hoy a San Ignacio y Concepción, y que mañana se enviará a Postrervalle donde también hay bomberos que combaten el fuego.

La Gobernación está atendiendo a los municipios que se encuentran declarados en desastre por sequía e incendios, actualmente se tiene trece cisternas en las zonas más críticas para el traslado y consumo de agua, informó Añez.