¿ES USTED UN MAL JEFE?

Compartir:

¿Se ha mirado en el espejo de su empresa para determinar qué tipo de jefe es? Es la pregunta que lanzaría el español Josep María Galí, vicedecano de EAE Business School, experto en Administración de Empresas, Negocios y Marketing Digital, autor del libro “Los malos jefes”, una caracterización sobre el liderazgo empresarial.

Publicada en Nueva Economía


Este consultor de empresas, que acaba de dictar conferencias en Bolivia, sostiene que muchas organizaciones empresariales tuvieron en algún momento que lidiar con un mal jefe, detestado por trabajadores e incluso clientes, por lo cual recomienda usar la inteligencia emocional, a fin de que las conductas disfuncionales de los directivos no afecten el buen desarrollo de la empresa.
En sus estudios identifica cuatro tipos de jefes disfuncionales. El primero es el «jefe omnipresente», que se caracteriza por no tener confianza en su gente y que acumula todo el poder y las decisiones.
La segunda disfunción es la del «jefe paternalista». Se trata de una omnipresencia disfrazada de paternalismo. En una empresa debe haber adultos que tomen decisiones y no progenitores que protejan a supuestos hijos o vástagos que busquen la protección de padres apócrifos, comenta. 
El tercer perfil es el del «jefe narcisista y perverso» que cree que los resultados y éxitos son para su gloria». Es muy difícil hacerles ver que lo que están haciendo es para la gloria de la compañía y para el beneficio del mercado al que se sirve, para los empleados y para la sociedad que está alrededor de la compañía.
Finalmente está el «jefe ausente». Se trata de aquél que está pero no está, que cuando tiene que estar no está, y que cuando no tiene que estar, está presente.

Publicada en Nueva Economía