Estudios recomiendan no automedicarse y reforzar las medidas de bioseguridad contra el COVID-19

Compartir:

Estudios realizados por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) y la Universidad Johns Hopkins – AB PRISMA recomiendan a la población no automedicarse y, más bien, reforzar las medidas de bioseguridad para no contagiarse con COVID-19, informó el domingo el Ministerio de Salud.

Ambos estudios tuvieron por objeto la identificación de las causas para el incremento de casos de COVID-19 en quince distritos de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

«Se recomienda, tanto a personas infectadas como no infectadas, no automedicarse, por dos razones fundamentales: una, porque no existe evidencia de algún medicamento funcione en un 100% para contrarrestar el COVID-19, al contrario simplemente expone a las personas al contagio y crea una falsa sensación de seguridad; y por otro lado, están los efectos secundarios de los medicamentos hepatotóxicos y nefrotóxicos», señala un comunicado de prensa institucional.

Los expertos sostienen que toda medicación requiere de una prescripción médica, «porque cada caso es muy particular y necesita la evaluación médica», en regla con las recomendaciones del Ministerio de Salud, que alertó a la población sobre los riesgos de supuestos medicamentos «milagrosos» contra el COVID-19.

Los estudios realizados por ambas universidades recomendaron reforzar la atención a través de los «call centers» y vía internet para una respuesta inmediata a pacientes sospechosos de COVID-19, incluyendo la referencia de los mismos a centros de recuperación y hospitales.

Asimismo, recomendaron el uso de la telemedicina, incluyendo el tratamiento sintomático prescrito por un médico, para evitar la automedicación, y con el apoyo de unidades móviles y ambulancias, así como incorporar a médicos voluntarios para reforzar la atención a distancia.

También destacaron la necesidad de propiciar, mediante aplicaciones móviles, la coordinación de hospitales de menor a mayor complejidad, buscando mejorar el traslado y la atención inmediata, para diagnósticos o procedimientos de traslado de pacientes entre hospitales.

Por otro lado, las conclusiones de los estudios destacaron la necesidad de capacitar a los gendarmes, guardias de seguridad, proveedores y vendedores ambulantes en el uso altavoces en lugares públicos como mercados y otros para emitir mensajes preventivos.

El objetivo es «comunicar y reforzar las medidas de bioseguridad en los mercados populares y lugares con aglomeración de gente, buscando concientizar en la disciplina e insistiendo a cada momento, en primer lugar, en el uso de barbijos, el distanciamiento físico, el quitarse los zapatos antes de entrar a casa, evitar consumir alimentos en la calle y no tocarse la cara, nariz o boca», resaltó el comunicado de prensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *