El seleccionador de Bolivia, el venezolano César Farías, pidió este jueves un entorno tranquilo para preparar el próximo partido ante Ecuador, de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Catar 2022.

César Farías, en una rueda de prensa telemática, lamentó una serie de presiones para desestabilizar a La Verde, que el próximo 12 de noviembre tiene su cita contra Ecuador como local y luego como visitante el día 17 frente a Paraguay.

Bolivia es última del grupo sudamericano, con cero puntos tras perder 5-0 contra Brasil en Sao Paulo y 1-2 frente a Argentina en La Paz.

«Sabemos lo que significa el partido» ante el equipo ecuatoriano, apuntó, por lo que Bolivia lo disputará «con el cuchillo entre los dientes» desde el punto de vista deportivo y con la esperanza de que disfrute de un entorno «más tranquilo»

Farías criticó que intereses ajenos a lo deportivo intenten perjudicar al combinado boliviano, al asegurar que nunca aceptará presiones de dirigentes para convocar a un jugador.

Al respecto, advirtió de que carece de agentes que lo representen y que pudieran aceptar cobros por convocar a algún futbolista, por lo que calificó de difamaciones sin pruebas algunas denuncias al respecto, que a su juicio solo buscan «dinamitar» su trabajo sin argumentos deportivos.

Estas denuncias perjudican la imagen internacional del fútbol boliviano, pues perder contra potencias futbolísticas como Brasil y Argentina «no es un trauma» y esos «ataques» intentan que La Verde fracase.

«Han pasado los límites», criticó, sin que pretenda poner excusas por el desempeño de la selección, solo pedir que no haya circunstancias extradeportivas que la perjudiquen.