El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó que el Gobierno analiza las acciones que activará, a través de la Cancillería, por la participación de 20 afines al gobierno del mexicano Manuel López Obrador, en las elecciones de octubre de 2019, cuando se denunció un fraude electoral.

«Estamos evaluando, vía Cancillería, cual es el mecanismo al que apelaremos porque además han tenido la desfachatez de pretender desconocer al gobierno constitucional de la presidenta Jeanine Áñez», dijo la autoridad durante una entrevista con el programa Primero la Verdad, que transmite Bolivia Tv.

Santamaría aseguró que, tras las investigaciones de la Policía, existen los suficientes elementos para afirmar que esos ciudadanos llegaron al país para colaborar en el fraude electoral, que le dio la victoria en primera vuelta a Evo Morales.

«En el fondo sabían, y ahora se los podemos probar, que (esos extranjeros) eran cómplices del fraude, por respaldar esta acción de complot en contra de la soberanía del Estado boliviano», agregó.

Hace poco, el entonces procurador del Estado, Alberto Morales, reveló que un grupo de mexicanos, en coordinación con el exministro Juan Ramón Quintana, participaron en el fraude electoral de 2019.

La acusación fue rechaza por la embajada de México en Bolivia, que pidió a las autoridades bolivianas no involucrar a su Gobierno en los temas de campañas políticas.

No obstante, Santamaría reveló en pasados días que ese grupo de extranjeros, pertenecientes al Partido del Trabajo (PT), afín al gobierno de López Obrador, además de funcionarios de los ayuntamientos de Cuernavaca, Matamoros, Monterrey, Ciudad de México, Nuevo León y Oaxaca, llegaron al país en agosto de 2019.

Según la autoridad, esas personas se reunieron en la Casa Grande del Pueblo con los jefes de tecnología de los ministerios del Estado, personeros del Ministerio de Gobierno y de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT).

De acuerdo con las investigaciones, también sostuvieron encuentros con los exministros de Culturas, Wilma Alanoca, y de Defensa, Javier Zavaleta, para «fraguar el fraude electoral».

«Se instruyó a los uniformados militares (de seguridad) que no se registre a quienes participan de la reunión ni el horario de sus ingresos y salidas. La reunión (…) fue para diseñar el software paralelo (al sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares-TREP) que les permitió hacer el fraude», dijo la autoridad.

El Viceministro agregó que ese grupo de extranjeros entró al país por Argentina y que ocuparon tres pisos de un céntrico hotel de La Paz.

Asimismo, precisó que su salida se registró a partir del 23 de octubre «cuando empiezan a vislumbrarse las primeras pruebas del fraude», que derivó en una convulsión social.

El 10 de noviembre de 2019, la Organización de los Estados Americanos (OEA), luego de efectuar una auditoría a las elecciones del 20 de octubre, no pudo avalar los resultados de esos comicios, pues identificó varias irregularidades y la «manipulación dolosa» en la transmisión de esos resultados, que dieron la victoria en primera vuelta al expresidente Morales.

En ese marco, Santamaría cuestionó el ingreso de esos extranjeros al país y dijo que las investigaciones evidenciarán la fuente de financiamiento para sus pasajes aéreos y su estadía.

«Eso está en investigación, pero tenemos respaldos para afirmar que se mantuvieron aquí. Van a tener que explicar ¿cuál fue el interés para traerlos? ¿Quién y por qué los trajeron», puntualizó.