El grupo que gestiona el aeropuerto Changi de Singapur, uno de los más concurridos de Asia, registró unas pérdidas del 36 % de sus beneficios en el año fiscal 2019-2020 debido a las restricciones de viaje por la COVID-19, según el informe anual de cuentas.

En el ejercicio que terminó en marzo, el grupo Changi Airport, que también posee el 51 % de las acciones del aeropuerto internacional Tom Jobim de Río de Janeiro, obtuvo unos beneficios de 435 millones de dólares singapurenses (unos 319 millones de dólares o 271 millones de euros).

El presidente del grupo, Liew Mun Leong, y el consejero delegado, Lee Seow Hiang, indicaron en el informe que la industria de la aviación es «prometedora» a largo plazo, pero alertaron de las dificultades a corto y medio plazo causadas por la pandemia.

«El futuro es desalentador con una situación que no parece remitir», indicaron en un mensaje conjunto en el que añadieron que solo ven una salida a la crisis cuando haya un remedio efectivo contra el nuevo coronavirus.

El tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Singapur cayó un 32 % en febrero y un 70 % en marzo, lo que provocó que el volumen total para el año fiscal bajara un 5,1 %, hasta los 62,9 millones viajeros, la primera caída desde la crisis de 2008.

Entre otras medidas adoptadas durante la pandemia, el grupo suspendió las operaciones en dos terminales de Singapur y la construcción de la terminal 5 al menos durante dos años, al tiempo que ha realizado recortes de salarios de hasta el 30 por ciento y recomendado no pagar dividendos este año.

Además, el grupo indicó que los problemas financieros de Tom Jobim provocaron que los ingresos del grupo procedentes del aeropuerto brasileño cayeran más de un 11 %, hasta los 299 millones de dólares singapurenses (219 millones de dólares o 186 millones de euros).

Singapur fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras para controlar la pandemia, que ha causado 57.800 contagios y 27 muertos, aunque ha comenzado abrirse con algunas limitaciones a los pasajeros que viajen desde Australia, Brunéi, algunas provincias de China, Japón, Malasia, Corea del Sur y Vietnam.