El gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, a través de un decreto, determinó que el país nuevamente se abra al trabajo de las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), que fue obstaculizado durante la administración de Evo Morales.

Durante el acto de presentación del Decreto Supremo 4353 -que tiene por objeto reglamentar parcialmente la Ley N° 351, de 19 de marzo de 2013, de Otorgación de Personalidades Jurídicas- la Jefa de Estado recordó que el anterior gobierno buscaba menos contacto con el mundo «para hacer del país una isla autoritaria».

«Sin embargo, esto se lo puede interpretar como una ironía, porque en su momento Evo Morales recibió mucha ayuda de las ONGs, pero ya en el transcurso de su gobierno no quería esa coordinación ni cooperación (con esas organizaciones), porque seguramente no le convenía», manifestó.

La mandataria agregó que cerrar las puertas del país al contacto con el mundo, mediante las ONGs, no trajo ningún beneficio.

«Por eso, hoy lo que estamos haciendo es abrir (otra vez a) Bolivia al mundo (…). Estoy contenta con este proceso de abrir el país al trabajo de las ONGs, que debe ser un trabajo respetuoso de la soberanía boliviana, de la ley boliviana, de la democracia boliviana y en particular del deseo y la decisión boliviana por vivir en democracia, en paz y en libertad», enfatizó la autoridad.

En ese contexto, consideró que Bolivia ahora se encuentra en una nueva etapa de su historia.

Ese nuevo período «es la etapa de la libertad y a pesar de la pandemia o de cualquier otro reto o dificultad, vamos a permanecer en la ruta de la libertad», insistió.

El Decreto Supremo 4353 se aplica a las personas colectivas que pretendan obtener o hubieran obtenido su personalidad jurídica como organización social, organización no gubernamental, fundación o entidad civil sin fines de lucro y que desarrollen sus actividades en más de un departamento y cuyas actividades sean no financieras.