El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) subraya en un informe técnico difundido hoy la importancia de identificar grupos prioritarios para la vacuna contra la covid-19 una vez esté disponible y de adaptar estrategias ante las posibles nuevas evidencias sobre el coronavirus.

«La identificación de grupos prioritarios para la vacunación dependerá de varios factores», dijo la directora del ECDC, Andrea Ammon, quien subrayó que lo más importante es «optimizar sin demora la distribución de la vacuna y garantizar su disponibilidad a quienes más la necesitan».

Según el informe, la estrategia debería centrarse en vacunar a los grupos más vulnerables, grupos de profesionales más expuestos, por grupos de edad, por regiones geográficas con elevada incidencia de covid-19 y para controlar brotes activos, además de en desarrollar enfoques adaptables a las circunstancias.

Para Ammon, será «fundamental» además para «la aceptación y el éxito de las campañas de vacunación» contar con «un enfoque político que reconozca la naturaleza transfronteriza de las transmisiones víricas y que busque minimizar tanto como sea posible las desigualdades» en materia de igualdad y acceso entre países y regiones, agregó.

Ante el acceso inicialmente limitado a la vacuna, los países deberían basar la distribución de la misma en aspectos como su disponibilidad, las tendencias en la transmisión del coronavirus, la epidemiología observada, la prevalencia de los grupos prioritarios seleccionados ente la población, así como en el principio de equidad, entre otros, señala el comunicado.

La «flexibilidad» para adaptar estrategias será esencial, especialmente teniendo en cuenta que constantemente surgen nuevas evidencias, agrega.

LECCIONES EXTRAÍDAS DEL VIRUS PANDÉMICOS H1N1

Por lo tanto, los planes y estrategias de vacunación deberán tener en cuenta «las lecciones extraídas de la distribución de vacunas» en relación el virus pandémico H1N1 de la gripe A de 2009 y ser adaptados con cada nueva información disponible, subraya.

En este sentido, la Dirección General de la Comisión Europea de Salud y Seguridad Alimentaria sugirió entre otros puntos una mejor coordinación y cooperación nacional y entre los Estados miembros, lograr una mejor tasa de vacunación entre los profesionales de la sanidad y agilizar y optimizar la investigación pública.

Asimismo, los futuros contratos de adquisición deberían ser flexibles para poder hacer cambios en el pedido de vacunas y poder devolver los excedente bajo determinadas condiciones.

Según el informe del ECDC, los elementos esenciales para una distribución exitosa de la vacuna a nivel nacional y a nivel europeo son, entre otros, un sistema robusto de control de la covid-19, estudios de mercado sobre eficacia e impacto de la vacuna, monitoreo constante, toma de decisiones basada en evidencias, marcos legales y planes de comunicación.

El objetivo de este documento, insiste el ECDC, es apoyar, pero no definir, las políticas comunitarias de vacunación contra la covid-19 para la fase inicial de la introducción de una o más vacunas en la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo (UE/EEA) y Reino Unido.