Los servicios de Inteligencia de la Policía Boliviana detectaron que el Movimiento al Socialismo (MAS) articula a sus militantes para convulsionar al país, pues no respetarán los resultados de las elecciones del 18 de octubre, afirmó el viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa.

«Tenemos evidencia e investigaciones realizadas por Inteligencia que el MAS se está articulando para generar conflictos el país», aseveró la autoridad, citado en un comunicado del Ministerio de Gobierno.

Ante esa situación, la Policía y las Fuerzas Armadas (FFAA) se mantendrán en «emergencia y alerta» antes, durante y después de los comicios generales, donde siete organizaciones políticas buscan llegar a la presidencia de Bolivia.

Hace dos semanas se dijo que el MAS realizó reuniones contantes con su militancia más dura, especialmente jóvenes, a quienes se indica sin pruebas que en Bolivia se gesta un golpe de estado, por ello deberán actuar tras el verificativo.

Asimismo, el pasado 1 de octubre, el dirigente minero afín al MAS, Orlando Gutiérrez, advirtió con pasar de la resistencia a la toma del poder «a buenas o malas» ante el mínimo intento de «fraude» en las elecciones.

En esa línea, el dirigente cocalero y candidato a senador por el MAS, Andrónico Rodríguez, también remarcó que, si se registra alguna irregularidad, «el pueblo boliviano, en las calles, recuperará el poder».

Por esta razón, se preparó un plan operativo de contingencia entre la Policía y las FFAA ante posibles actos de convulsión social en las calles y ante eventuales conflictos por los resultados de las elecciones generales.

Issa recordó que el propio candidato del MAS, Luis Arce Catacora, dijo que, si su partido no gana significaría que hubo un fraude electoral.

«Existen muchos indicios que el Movimiento al Socialismo no va a acatar (los resultados); varios de sus dirigentes, incluso el candidato Arce, dijeron que si el MAS no gana con el 40 por ciento es fraude», afirmó la autoridad.