El expresidente y excandidato boliviano Carlos Mesa reiteró sus felicitaciones al binomio ganador de los comicios generales del 18 de octubre y anunció que su alianza política, Comunidad Ciudadana (CC), participará en las próximas elecciones regionales y municipales.

En una rueda de prensa en La Paz, Mesa felicitó al presidente electo, Luis Arce, y su vicepresidente, el aimara David Choquehuanca, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, y les deseó «que tengan éxito en su gestión por el bien de Bolivia».

Mesa ratificó que Comunidad Ciudadana, «como cabeza de oposición», permanecerá «vigilante» y tendrá un rol fiscalizador que seguirá en «detalle» lo que hagan las nuevas autoridades nacionales.

En las elecciones del pasado domingo Arce obtuvo el 55,1 % de los sufragios y Mesa el 28,83 %, según el cómputo oficial.

El exmandatario, que gobernó entre 2003 y 2005, sostuvo que esta alianza no es «circunstancial» y no termina con el resultado de las elecciones, sino que es un compromiso de largo aliento y al menos por el periodo 2020-2025.

Por ello, CC no solamente ejercerá como oposición en el Legislativo sino que también participará en las próximas elecciones subnacionales, anunció.

Las elecciones subnacionales bolivianas debían celebrarse en el primer cuatrimestre de este año, pero se suspendieron primero por la crisis política y social de fines de 2019 y luego por la pandemia de la covid-19.

Se prevé que se realicen en los primeros meses de 2021 para elegir alcaldías municipales y gobernaciones regionales.

UN TERCIO DEL ELECTORADO

La alianza está consciente de la derrota en los comicios nacionales, pero considera tener «una fuerza real y objetiva» que representa a un tercio de los electores, indicó Mesa, quien también mencionó que CC ganó en cinco de las nueve ciudades capitales bolivianas.

«En ese contexto, la construcción de un espacio político en las subnacionales es muy promisoria con la lógica de la fuerza propia de CC y la potencialidad de alianzas», añadió.

Sobre los resultados de las elecciones generales, el expresidente indicó que CC tuvo un proceso de «reflexión y autocrítica» necesarios tras haber obtenido un porcentaje inferior al de los comicios de 2019, anulados entre denuncias de un fraude a favor de Evo Morales que son investigados penalmente y que él niega.

«El resultado ha sido adverso, hemos perdido una elección por una diferencia significativa diferente al 2019», reconoció.

Entre los motivos para aquello, Mesa mencionó los contextos distintos entre un año y el otro, la pandemia de la covid-19, la aparición de liderazgos «nuevos» y el «efecto del Gobierno transitorio» de Jeanine Áñez, de una orientación de derechas en la esfera de CC, que «no ha sido el mejor ni para nosotros ni para el país».

Para Mesa, ahora importa «mirar hacia el futuro» y dar «la certeza a Bolivia» de que CC tiene un compromiso de largo aliento para establecer «un proyecto político» y construir un «sistema de partidos real, no la hegemonía de una dictadura de partido que gobernó durante 14 años», en alusión al MAS de Morales.