En su séptimo año, la campaña global remarca la importancia de una condición que contribuye a una de cada cuatro muertes en todo el mundo y supone un alto riesgo para los pacientes de COVID-19

El 13 de octubre, la campaña global del Día mundial de la trombosis comparte un mensaje importante para «Abrir nuestros ojos a la trombosis y la COVID-19».

Los coágulos sanguíneos son una complicación conocida entre los pacientes de COVID-19, además de contribuir a una serie de condiciones médicas potencialmente fatales, como los infartos, las apoplejías y el tromboembolismo venoso (TEV). Este riesgo adicional hace que sea más importante que nunca generar conciencia sobre esta condición a menudo ignorada, también conocida como trombosis, que contribuye a una de cada cuatro muertes en todo el mundo.

La trombosis se puede prevenir, y el primer paso hacia la prevención es conocer las señales y los síntomas. La campaña del Día Mundial de la Trombosis busca educar a los pacientes, cuidadores y profesionales médicos sobre las señales de alerta iniciales, la importancia de los chequeos al ingresar al hospital, las intervenciones rápidas y los tratamientos recomendados.

Este año, el Día Mundial de la Trombosis pone atención especial en los coágulos sanguíneos relacionados con los hospitales y la COVID-19.

«El Día Mundial de la Trombosis reiteradamente ha centrado la atención en los coágulos sanguíneos relacionados con los hospitales para generar conciencia sobre este problema de salud común, poco reconocido y prevenible», explicó la profesora Beverley Hunt, OBE, presidenta del comité de dirección del Día Mundial de la Trombosis. «Este año, la pandemia mundial incrementó la necesidad de que todos seamos proactivos sobre la necesidad de conocer las señales, los síntomas, y la prevención de los coágulos sanguíneos».

Los pacientes hospitalizados, tales como aquellos inmóviles luego de una cirugía o durante una larga enfermedad, corren mayor riesgo de trombosis. El Día Mundial de la Trombosis insta a que más hospitales tomen las medidas necesarias para detectar y prevenir el tromboembolismo venoso (TEV).  Los pacientes y sus familias también deberían hablar con sus médicos sobre cómo prevenir coágulos sanguíneos luego de recibir el alta.

En casos severos de COVID-19, los médicos han informado que algunos pacientes desarrollan «sangre pegajosa» que se coagula de manera atípica. Estos coágulos, llamados microtrombos, pueden acumularse en los pulmones y causar complicaciones potencialmente fatales. El Día Mundial de la Trombosis busca educar a los médicos sobre las mejores medidas de anticoagulación disponibles que pueden tomar para evitar coágulos en pacientes de COVID-19 en estado crítico.

  • Para evitar coágulos sanguíneos, manténgase activo e hidratado. Ser menos activo al estar en casa puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos. Siga pasos simples para reducir el riesgo, tales como ponerse de pie y caminar cada 90 minutos y mantenerse hidratado.
  • No deje de tomar medicamentos. Siga tomando los medicamentos que le son prescritos incluso si se le diagnostica COVID-19, y no omita ninguna dosis.
  • Conozca las señales y los síntomas. Los dolores, la sensibilidad, el enrojecimiento y las inflamaciones en las piernas, la falta de aliento, la respiración acelerada, el dolor de pecho y toser con sangre se relacionan con los coágulos sanguíneos.
  • Conozca qué hacer si lo hospitalizan. Pregúntele a un profesional de la salud por una evaluación de riesgos de TEV, un cuestionario que recaba información médica para discernir el riesgo potencial que tiene un paciente de desarrollar coágulos sanguíneos.

Para conocer más sobre los coágulos sanguíneos, visite el sitio web del Día mundial de la trombosis. El Día mundial de la trombosis es el 13 de octubre de cada año y lo organiza la Sociedad Internacional de la Trombosis y la Hemostasia (ISTH, por sus siglas en inglés).

Fuente: International Society on Thrombosis and Haemostasis