La encuesta, titulada «La COVID-19 y el comercio electrónico», examinó cómo el coronavirus ha cambiado la forma en que los consumidores utilizan el comercio electrónico y las soluciones digitales en Alemania, Brasil, China, Rusia, Italia, Corea del Sur, Sudáfrica, Suiza y Turquía.

El estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y tres empresas relacionadas con el ámbito cibernético señala que, tras la pandemia, más de la mitad de los encuestados compran en línea con mayor frecuencia y recurren más a internet para leer las noticias e informarse sobre salud y ocio digital.

«La pandemia de COVID-19 ha acelerado el tránsito hacia un mundo más digital. Los cambios que hagamos ahora tendrán efectos duraderos a medida que la economía mundial comience a recuperarse», dijo el secretario general de la UNCTAD.

Mukhisa Kituyi destacó que este aumento de compras en línea subraya la urgencia de garantizar que todos los países aprovechen las oportunidades que ofrece la digitalización a medida que el mundo pasa de la respuesta a la pandemia a la recuperación.

Según el estudio, los consumidores de las economías emergentes son los que más se han inclinado por las compras en línea.

Aumentan las compras, pero disminuye el gasto de los consumidores

La encuesta muestra que las compras en línea han aumentado entre seis y diez puntos porcentuales y que las mayores ganancias se produjeron en las categorías de Tecnología de la Información y la Comunicación o electrónica, jardinería o productos domésticos, productos farmacéuticos, educación, muebles y cosméticos o cuidado personal.

Sin embargo, y pese a estos positivos resultados, la media mensual de compras por persona ha disminuido notablemente.

De acuerdo con el análisis, “tanto los consumidores de las economías emergentes como los de las desarrolladas han aplazado los gastos más elevados”, y los primeros “se centraron sobre todo en los productos esenciales”.

El sector en línea que sufrió el mayor retroceso fue el turístico y el de los viajes con un descenso promedio del 75% por persona.

Retrato robot del consumidor en internet

El mayor aumento de las compras en línea se produjo en China y Turquía y el más débil en Suiza y Alemania, donde ya se dedicaban más personas al comercio electrónico previamente.

Por sectores poblaciones, el mayor aumento de ventas en internet corrió a cargo de las mujeres y de las personas con estudios superiores; mientras que, por edad, las compras de los consumidores de entre 25 y 44 años superaron a las de los jóvenes.

Entre los comerciantes minoristas, las compañías chinas fueron las mejor preparadas para vender sus productos por internet, mientras que las sudafricanas fueron las que obtuvieron las calificaciones más bajas.

«Las empresas que colocan el comercio electrónico en el centro de sus estrategias de negocio están preparadas para la era post COVID-19″, dijo Yomi Kastro, fundador y director general de la firma Inveon.

El presidente de la Asociación de Comercio Electrónico de NetComm Suiza, Carlo Terreni, compartió esta opinión e indicó que el gran crecimiento del comercio electrónico “alterará los marcos nacionales e internacionales de la venta al por menor».

Terreni destacó que por ello, “los responsables de la formulación de políticas deberían adoptar medidas específicas para fomentar la implementación del comercio electrónico entre las pequeñas y medianas empresas (…) y atraer a inversores internacionales en el ámbito del comercio electrónico”.

Gran auge de las empresas digitales

Aunque las plataformas de comunicación más utilizadas han sido WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger, todas ellas propiedad de Facebook, las videollamadas a través de Zoom y Microsoft Teams son las que registran un mayor aumento en el ámbito laboral.

En China, las principales plataformas de comunicación son WeChat, DingTalk y Tencent Conference.

Fuente: Centro de Noticias ONU