La cuarentena “sana” al Rocha, río enfermo de contaminación

Compartir:

La periodista María Mena de diario Página Siete, escribe sobre los cambios que sufrió durante el últimos mes el rio Rocha de la ciudad de Cochabamba

El afluente considerado la “alcantarilla abierta” recupera sus aguas cristalinas. En Cochabamba, la contaminación del aire bajó un 82% en el último mes.

“El medio ambiente es el mayor beneficiario de esta cuarentena. El hombre siempre fue su peor enemigo”, comenta el universitario Alex M.  Es que a un mes de la alerta sanitaria por el Covid-19 que tiene aislados en sus domicilios a los bolivianos, el río Rocha y la laguna Alalay de Cochabamba se van recuperando de a poco. Los olores fétidos que emanaban son casi imperceptibles; las aguas turbias  son ahora más cristalinas y  un manto verde de plantas las cubre.

Además, en la Llajta  la contaminación atmosférica se redujo más del 80%. Estos son algunos de los efectos positivos de la cuarentena sanitaria, que si bien está golpeando la economía boliviana, brinda “un respiro” al  medio ambiente en todo el país.

“Siento en mi garganta que el aire es más limpio. Siempre tenía molestias en mi nariz, pensaba que se trataba de una alergia que me provocaba un moquillo persistente, pero era por el aire contaminado. Ahora ya no tengo ninguna molestia en mi respiración”, añade Alex quien vive  en la avenida Costanera, vecina a la orilla del río Rocha, la cuenca considerada “la alcantarilla abierta” de la ciudad.

Aguas cristalinas  del río Rocha y funcionarios de la Gobernación miden la contaminación del afluente.
Foto:Gobernación de Cochabamba

La “sanación” del Rocha

Con una extensión de 68 kilómetros, el río Rocha recorre los municipios de Sacaba, Cercado, Colcapirhua y Quillacollo. Es el afluente más importante del departamento cochabambino y también el más contaminado.

Pese a los esfuerzos e inversiones en esta cuenca, el Rocha ha sido desde hace más de 20 años el mayor receptor de contaminantes. Para el exdirector de Aguas  de la Gobernación y especialista en el tema, Luis Salazar, el peor enemigo de este afluente son las descargas domésticas o aguas residuales que siguen desembocando en el río. Sin embargo, la paralización de las actividades económicas e industriales –obligadas por la cuarentena- contribuyó significativamente al proceso de “sanación”.

“Los estudios dicen que la mayor parte de las aguas contaminadas provienen de las descargas domésticas. Evidentemente se ve un cambio importante, una mejor calidad del agua en estos días”, precisa Salazar.

Explica que otras grandes fuentes de contaminación del río  son los excedentes de las industrias, las descargas  de los mataderos, los restos de actividades urbanas (los lavaderos) y los lixiviados de tres botaderos de residuos sólidos y  de escombros.

Bajo este panorama, en las orillas del Rocha era habitual observar basura, botellas plásticas, animales muertos y otros desechos. El olor a podredumbre hacía insoportable caminar por el borde del río cuyas aguas casi siempre lucían turbias o negras, con espuma o verduzcas.

Desde hace una semana este “deprimente” panorama tuvo cambios significativos. Ahora los residuos son escasos, las aguas están más cristalinas y el olor  es casi imperceptible.

El pasado 13 de abril, la Secretaria de los Derechos de la Madre Tierra de la Gobernación de Cochabamba inició  el monitoreo de calidad y caudal del Rocha. Los parámetros para el registro  de calidad del agua considerados son: pH, conductividad, turbidez, oxígeno disuelto, temperatura, demanda biológica de oxígeno, coliformes fecales, sólidos sedimentables, suspendidos, disueltos y totales.

Aguas cristalinas del río Rocha y funcionarios de la Gobernación miden la contaminación del afluente. Foto:Gobernación de Cochabamba

Las muestras fueron tomadas en  las localidades de Chiñata, Pelícanos, El Abra, puente Siles y Killman. Los resultados estarán listos los próximos días.

“A simple vista se ve que el agua tiene una mejor calidad y no presenta el olor que había en las anteriores inspecciones. Con el resultado de las muestras vamos a saber cuánto ha bajado el nivel de contaminación”, afirmó el director de Gestión del Agua y Servicios Básicos de la Gobernación,  Pablo Matny Arroyo.

El funcionario estima que la contaminación – en estos días de cuarentena- bajó un 50%, tomando en cuenta que el último monitoreo presentaba niveles de óxido de plomo de (PbO) de 300 a 400.

En febrero pasado, el asambleísta Freddy Gonzáles presentó un proyecto de ley departamental solicitando que declare situación de desastre ambiental y emergencia hídrica al río Rocha porque en sus aguas se halló 15 metales pesados y 37 pesticidas.

Vuelven las aves a Alalay

La laguna Alalay, que es alimentada por los afluentes de los ríos Maylanco y Rocha, también va sanando  de la alta contaminación y se revitaliza en estos días de la emergencia sanitaria.

Y no es que el nivel de su embalse haya subido o que redujeran las descargas de las alcantarillas; sino que el escaso movimiento de personas y de vehículos – junto a la baja contaminación-  hicieron  que la laguna vuelva a ser  un hábitat ideal para diversas aves como la cigüeña, la polla de agua, el pato maicero y otras especies.

La laguna Alalay,  otra fuente de contaminación, se revitaliza en el centro de la Llajta.
Foto:Maria Mena / Página Siete

“La laguna es parte de la situación de la cuenca del Rocha. Producto del desarrollo de la ciudad se ha visto afectada en el volumen de agua, su calidad que se ha ido deteriorando por las descargas de aguas residuales, pero se va recuperando igual que el Rocha”, dijo Salazar.

Luego que la cuarentena sea levantada -apunta- sera  inevitable que la contaminación retornen al Rocha y a la laguna Alalay si es que la Alcaldía y la Gobernación no realizan campañas de concientización y reactivan los proyectos para reducir los males que aquejan a ambos afluentes.

Contaminación de aire baja hasta 82,3%

En los días de cuarentena por el coronavirus la calidad del aire que respiran los cochabambinos mejoró considerablemente. De acuerdo al reporte de la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire (MoniCa) los contaminantes de óxido de nitrógeno bajaron hasta en 82,3%.

El responsable de la Red MóniCa, Alain Terán, explicó que en  los valores de concentración promedios del 12, 13, y 14 de abril – en relación con días normales de la gestión pasada- se registraron cambios significativos en la zona sur y norte de la Llajta.

“Podemos observar que en la zona sur de la ciudad la gestión pasada muestra un promedio de 146 (ppb) y estos últimos días se tiene un valor de 25, 8 ppb, siendo una reducción por este contaminante de 82.3%. En la zona norte se observa una concentración de 99,5  ppb y en estos últimos días de la cuarentena muestra un valor de 34,3 ppb, por lo que hay una reducción del 56,8% en este sector de la ciudad”, afirmó Terán.

El funcionario añadió que las  principales fuentes de contaminación para el medio ambiente son el parque automotor (90%) y las ladrilleras (10%) que operan en la zona sur de la ciudad. Ambas actividades están paralizadas desde hace un mes por la cuarentena, lo que contribuye a mejorar la calidad del aire.

Los beneficios al medio ambiente y a la salud de las personas son variados. Terán señala que si se “reducen las emisiones contaminantes, mejora la calidad del aire, mejora la salud de las personas en especialmente de los grupos vulnerables de la sociedad” como de los niños menores a 5 años, de adultos mayores y personas con enfermedades cardiorrespiratorias.