La deuda fiscal de Canadá se situará este año en cerca de 330.000 millones de dólares canadienses (unos 246.526 millones de dólares estadounidenses) debido a la crisis causada por la pandemia de la COVID-19, según señaló este martes la Oficina Parlamentaria del Presupuesto (PBO).

La PBO también dijo que para 2021 el déficit fiscal de Canadá se reducirá a 73.800 millones de dólares canadienses (55.132 millones de dólares estadounidenses). Antes del inicio de la pandemia, Canadá pronosticó para este año un déficit fiscal de 26.600 millones de dólares canadienses (19.871 millones de dólares estadounidenses).

El déficit del año fiscal de 2019 se situó en 19.800 millones de dólares (14.791 millones de dólares estadounidenses).

Las cifras de la PBO, un organismo independiente del Parlamento canadiense, son ligeramente mejores a las anunciadas en julio por el Gobierno del primer ministro Justin Trudeau, que presupuestó un déficit fiscal para 2020 de 343.200 millones de dólares canadienses (256.387 millones de dólares estadounidenses).

El responsable de la PBO, Yves Giroux, declaró hoy durante una rueda de prensa que este nivel de endeudamiento fiscal de Canadá es «sostenible. Pero la verdad es que por poco».

Giroux añadió que si la pandemia se prolonga, «o si la economía no es tan buena como anticipamos», se necesitarían tomar medidas «para asegurar que la sustentabilidad fiscal de las finanzas federales están garantizadas en el mediano plazo».

Giroux dijo que esto se podría conseguir con reducciones generales del gasto o aumentos de los impuestos.

En julio, Trudeau justificó la decisión de multiplicar el gasto público y el déficit fiscal porque el país está en una buena situación financiera y sin ese esfuerzo estatal habría sido difícil que los ciudadanos canadienses se enfrentasen a la crisis.

«El Gobierno tenía dos opciones. No hacer nada, dejar que los canadienses se defendieran y esperar que todo acabara pronto o elegir rápidamente apoyar a los canadienses. Elegimos apoyar a los canadienses», declaró Trudeau.

Pero en junio, la agencia Fitch Ratings rebajó la clasificación de crédito de Canadá de AAA a AA por el elevado gasto para responder a la crisis de la pandemia.

También hoy, el Gobierno de Trudeau anunció que la aprobación en el Parlamento del paquete de ayudas anunciado para responder a la pandemia será una cuestión de confianza, por lo que si los partidos de la oposición votan en contra de la propuesta provocarán elecciones anticipadas.

El Partido Liberal de Trudeau gobierna en minoría, con sólo 154 de los 338 escaños de la Cámara de los Comunes, por lo que necesita el apoyo de uno de los tres principales partidos de la oposición para aprobar sus iniciativas legislativas.