Pese a que las personas mayores han sido las principales víctimas de la pandemia de COVID-19, la tercera edad sigue siendo un colectivo «crónicamente invisible» al que debe prestarse mayor atención, señaló hoy la experta independiente de la ONU para la tercera edad, Claudia Mahler.

En la víspera del Día Internacional de las Personas Mayores, Mahler reclamó en un comunicado que la atención a este colectivo sea prioritaria en la fase de recuperación de una pandemia que ya ha causado más de un millón de muertos, de los que se calcula que entre un 80 y un 90 % son mayores de 65 años.

«Trágicamente, la pandemia ha puesto en el foco a los mayores, en quienes ha tenido un impacto desproporcionado», pero ello no oculta la realidad de que en muchos casos siguen siendo olvidados, insistió la experta austríaca en un comunicado.

«En la mayor parte de los países no existe información sobre las condiciones de vida de los mayores, o está muy fragmentada», subrayó Mahler, quien también denunció que muchos Estados «no tienen adecuada legislación para proteger sus derechos y evitar el ‘edadismo’, la discriminación, la violencia y los abusos».

La experta pidió también que se reconozcan los contribuciones de esas generaciones a la sociedad y en la lucha contra la COVID-19, y abogó por «cambiar la percepción que hay en torno a la tercera edad como si fuera una mera etapa de decadencia obligatoria».

«Nuestros esfuerzos por proteger a los mayores deben ir más allá de este tiempo de crisis», concluyó la experta de Naciones Unidas, quien subrayó que sistemas universales de pensiones para este colectivo son clave en la recuperación económica a largo plazo.